Primera visita al ginecólogo en el embarazo

El 27 de Diciembre tuve la primera visita al ginecólogo tras confirmar el embarazo. Por lo que he leído, en algunas comunidades esta primera visita se hace a las 12 semanas, así que me alegro de que a mí me hubieran mandado a las 8 esta primera visita. Esa visita nos tranquilizó mucho y resolvió muchas dudas.

Fue bastante emocionante. La verdad es que no tenía grandes expectativas con esta visita. Pensaba que iba a ser una visita muy rutinaria, pero estuvo fenomenal.

Lo primero que quería era conocer a mi nuevo ginecólogo que va a seguir todo el embarazo. Hasta ahora habían estado pasándome de un ginecólogo a otro: en cada visita, me daban cita con uno nuevo. Lo bueno del embarazo es que un único médico lleva todo el proceso ¡menos mal!. El caso es que ninguno de los otros 5 que me habían visto anteriormente tenían hueco en la agenda al ir a pedir hora en la fecha que me tocaba, así que me habían asignado a otro nuevo. Tenía ganas de conocerlo y ver qué tipo de médico era. Había leído buenas referencias de él en Internet antes.

La verdad que fue muy majo. Cogió el libro de embarazo que me había abierto ya la matrona, me tomó datos de tensión y peso, miró los resultados de los análisis de sangre y me preguntó qué tal me encontraba y los antecedentes familiares. La verdad es que es muy majo, estoy muy contenta con él, es bastante abierto y tranquilo y me explicó todo muy bien, incluso cosas que no se me ocurrió preguntarle pero que me explicó muy bien.

Y después, lo mejor de toda la visita: nos hizo una ecografía rápida, para ver el número de bebés (mi marido tiene abuelas gemelas) y comprobar el latido. La verdad es que en la imagen apenas se veía nada, aunque el ginecólogo no paraba de señalar en la pantalla para explicarnos qué era cada cosa: la cabeza, desde dónde se iba a formar la placenta, etc. Nos hizo una "bromita": -"a ver aquí está tu bebé, giro esto y... aquí está el otro". Momento de susto seguido por risas y por otra explicación -"no, sólo hay uno, jeje", vaya... nos ha tocado el ginecólogo cachondo ¡bien!.

Es increíble ver que ese borrón de la pantalla enano se va a convertir en nuestro bebé. Aunque desde luego lo mejor fue ver el corazón. Eran apenas un par de píxels que se movían, pero, al poner el sonido ¡fantástico!. El pequeño corazoncito latía fuerte y muy muy rápido. Nos dio una foto de nuestro pequeño "borrón" que tenemos colgada en casa y nos hace sonreír siempre que la vemos, aunque no seamos capaces de ver mas que un borrón.

Para terminar nos dieron una cajita con unas pocas muestras de cosas para bebés ¡ya tenemos el primer chupete!, muestras de cremas, una revista, ...etc. En fin, que nos fuimos encantados de esta primera visita con el ginecólogo.

Comentarios