Consejos antes de quedarte embarazada

Muchas veces el embarazo llega cuando menos te lo esperas, pero otras muchas veces son embarazos muy deseados, buscados por los papás y planificados.
En este segundo caso, hay una serie de consejos que puedes seguir antes de buscar el embarazo y que pueden ayudarte a que, una vez que llegue, lo lleves lo mejor posible.


Infórmate de los tiempos que cuesta conseguir un embarazo

Este es uno de los consejos que hubiera agradecido que me dieran antes de ponernos a buscar un embarazo. Como novata en esta búsqueda del embarazo no tenía ni idea de lo que cuesta conseguir un embarazo, y ahí llegaron las primeras decepciones.
Tenemos la idea de que en una noche que nos acostemos ya nos podemos quedar embarazadas, y eso es cierto, peeeero.... la mayoría de las veces eso no pasa. El tiempo medio para conseguir un embarazo una pareja que lo esté buscando y que esté totalmente sana y sea fértil es de unos 7 meses. Ten en cuenta que son tiempos medios, y como hay parejas que tardan sólo uno o dos meses el resultado es que, aunque tú y tu pareja estéis totalmente sanos y no tengáis ningún problema de fertilidad, el embarazo puede tardar bastantes meses en llegar aunque pongáis todo de vuestra parte.
Además, todo no acaba ahí. Una vez que consigues el positivazo, te comentan que las 12 primeras semanas es bastante probable perderlo (15-20% de probabilidad de aborto) ¡con lo que ha costado!, y que puede ser totalmente normal esa pérdida.
Creo que esto forma parte de la preparación psicológica que tenemos que tomar antes de nada: el embarazo puede tardar en llegar, y es posible que una vez que llegue pasemos por varios intentos fallidos antes de conseguir un embarazo que siga hacia adelante. Creo que voy a hacer una sección que sea "lo que nadie te cuenta". No sé si estos dos hechos son un tabú o por qué no se habla de ellos, si quizá sean tan dolorosos que nadie se atreve a hablar de ello abiertamente y cuando te pasa a tí (que tarda en llegar o que se pierde) te encuentras totalmente perdida.
Por eso lo mejor es informarse antes de empezar a intentarlo, y asumir que estas dos situaciones, que son totalmente normales y que nos pueden pasar y no por eso debemos tirar la toalla.


Ponte al día de tus visitas al médico

Este es el segundo consejo, que antes de buscar el embarazo se lo comentes al médico.
En mi caso, el médico de cabecera me recetó ácido fólico. El ácido fólico conviene empezar a tomarlo unos meses antes de conseguir el embarazo. Normalmente no pasa nada si no lo has tomado (y si llevas una dieta sana), pero si estás planeando el embarazo no cuesta nada y facilita las cosas. No tiene efectos secundarios (si se alarga la búsqueda no pasa nada). Y de este modo conseguimos tener unos niveles de ácido fólico más altos en el cuerpo desde el primer momento, y es positivo porque es necesario para el correcto desarrollo del bebé y evita malformaciones.

También conozco casos en los que les faltaba a las futuras mamás alguna vacuna, y eso supuso tener que extremar al límite las precauciones una vez que se quedaron embarazadas. En este caso ¡hasta les echó la bronca el médico por no haber pedido la vacuna antes!, como si la mamá supiera que tenía que vacunarse...

Si tienes cualquier problema que te estén controlando (hipertensión, diabetes, etc) tampoco está de más consultarlo con el médico, ya que a veces se puede empezar a controlar un poco antes. En mi caso, tengo hipotiroidismo, y de que le conté mis intenciones de buscar el embarazo a mi médico y conseguí el embarazo ya no nos dio tiempo de hacer una analítica para comprobar cómo iba. Así me fueron las cosas, que en la primera analítica una vez embarazada salió bastante alterado y me tuvo que subir mucho la dosis de repente para que no afectara al bebé. Si hubiera controlado eso antes hubiera sido mejor...

También es conveniente, si hace tiempo que no vas al ginecólogo, hacer una revisión y contarle la intención de buscar el embarazo. Así nos podrá mirar bien que no haya quistes ni tengamos ningún problema que pueda poner en riesgo el embarazo una vez que lo consigamos. En mi caso (¡qué desastre!) llevaba un tiempo sin ir... y una vez que me quedé embarazada me tuvieron que hacer una citología porque hacía más de 3 años que no habían hecho ninguna y ya tocaba. Estando embarazada estas pruebas son un poco más molestas.


Las decisiones duras, mejor en frío

Sé que nadie se pone nunca en determinadas posiciones difíciles y que lo que menos gracia te hace cuando buscas un embarazo es pensar en este tipo de cosas, pero, según cómo seas y cómo te tomes las cosas tal vez sea mejor pensar determinadas situaciones poco probables pero posibles antes de quedarte embarazada y que las hormonas descontrolen totalmente tus emociones.
Por ejemplo ¿habéis pensado qué haríais si os dicen que el peque tiene Síndrome de Down? ¿o si seguiríais con el embarazo a pesar de ciertos problemas? Son posibilidades bastante improbables, y que tal vez no te quieras plantear ahora y por las que quizá nunca tendrás que pasar, pero según cómo sea tu carácter igual prefieres pensarlas con calma antes.
Una vez embarazada te harán una prueba llamada triple screening en la que calculan la probabilidad de que el bebé tenga ciertos problemas cromosómicos, además de varias ecografías (la ecografía de las 20 semanas sobre todo) en la que pueden detectar muchas cosas. Ya os conté que a mí, llegado el momento de recoger los resultados del triple screening, me costó mucho asimilar lo que el médico me estaba explicando, tal vez por esta falta de preparación previa para oir ciertas cosas.


Piensa en todas esas cosas que no podrás hacer una vez que estés embarazada pero que quieres/necesitas hacer

Una vez que estés embarazada te recomendarán por ejemplo no cargar peso, no estar en contacto con productos químicos e intentar conseguir un ambiente tranquilo y con poco estrés. Por ejemplo, una vez embarazada no será el mejor momento para hacer una mudanza, ponerte a pintar o embarcarte en según qué proyectos.
No te recomiendo que prepares la habitación del bebé antes, ya que como el embarazo tarde en llegar, o, por el problema que sea, no puedas quedarte embarazada será doloroso verlo ya todo preparadito. Una vez conseguido el embarazo seguro que te pueden ayudar a preparar las cositas de la habitación del bebé para que no tengas que pintar tu o cargar muebles pesados.

Igualmente, una vez embarazada igual no te encuentras todo lo bien que esperabas: algunas futuras mamás se encuentran estupendamente durante el embarazo, pero a muchas se nos apodera el cansancio, las naúseas y los sofocos. Además de eso, una vez que nazca el niño las rutinas cambian, la forma de hacer las cosas también, y un bebé necesita mucha dedicación. Si quieres hacer un viaje especial intenta hacerlo antes de buscar el embarazo.
Por ejemplo, nosotros el verano de antes de ponernos en faena nos fuimos a hacer un viaje en bicicleta con el que llevábamos soñando mucho tiempo. Ahora, estando embarazada y con mil síntomas, hubiera sido totalmente imposible hacerlo, y una vez que nazca el bebé nos vamos a tener que olvidar de viajes en bici durante unos añitos...


Cuídate desde antes

Otro consejo: no esperes a conseguir el embarazo para empezar a cuidarte: empieza a comer sano, a hacer ejercicio moderado de forma regular, a dejar de fumar, ...
Dejar de fumar provoca mucha ansiedad, y sería lo que te faltara los primeros meses de embarazo que son en los que se manifiestan todos los síntomas.
Igualmente, si no haces nada de ejercicio te conviene empezar a hacer algo suave: caminar, nadar, ... Si haces un exceso de ejercicio, tal vez sea el momento para relajarte un poquito y bajar el ritmo.
Si comes sano tendrás el cuerpo mejor preparado y con todos los nutrientes que el bebé necesita desde el primer momento: hierro, magnesio, ácido fólico, calcio, ... Además, te costará menos si ya llevas una buena dieta desde antes que si tienes que adaptar tu dieta una vez embarazada.
Además, a las mujeres con sobrepeso o con bajo peso les cuesta más conseguir un embarazo. Es conveniente pues que estemos sanas en este sentido antes de buscar el embarazo. Ten en cuenta que no es recomendable hacer dietas de adelgazamiento estrictas durante el embarazo y que, el sobrepeso sobre todo, puede acarrear problemas extra a lo largo del embarazo y en el parto, por lo que es mejor hacer dieta antes y así tener los kilos justos en el momento de conseguir el embarazo.


Cuestión de física y química

Y una vez listos, toca el momento de ponerse a ello...
Lo más importante: relájate y consigue liberarte del estrés. El estrés es uno de los factores que más afecta a la hora de conseguir un embarazo. Intenta relajarte, no obsesionarte con la búsqueda y disfrutar. Intenta alejarte emocionalmente de esas situaciones que te ponen de los nervios y haz si hace falta ejercicios de respiración.

Es importante que sepas que hay sólo un par de días fértiles al cabo del periodo. Si te apuntas cuánto te ha venido la regla la última vez será más fácil averiguar cuáles son tus días fértiles con la ayuda de un calendario de ovulación. También venden unos tests de ovulación en los que haciendo pipí sobre el palito de plástico te dice si estás en los mejores días o no. Se pueden comprar por internet y son bastante baratos (mucho más que los que venden en las farmacias).

Para que el esperma sea de mejor calidad recomiendan hacer el amor 1 vez al día o cada 2-3 días. Si sabes cuándo son tus días fértiles es más fácil de atinar.

Hay ciertas posturas que facilitan quedarse embarazada. Básicamente son esas en las que el esperma queda dentro y no se sale (por ejemplo, el chico detrás, o de lado). Una vez que hayáis hecho el amor, quédate media hora o 20 minutos recostada, y si puede ser con una almohada debajo del culete (para que no se salga nada).

Comentarios