Primera visita al médico tras confirmar embarazo

Miércoles, 5 de Diciembre. Tras haber confirmado una par de días antes con un test casero el embarazo, llega el momento de ir al médico. Había estado allí apenas un mes antes para una revisión rutinaria, y al contarle que estaba buscando el embarazo me había dado unas pastillas de ácido fólico. Ya me advirtió que en cuanto confirmara el embarazo volviera de nuevo para que me cambiara las pastillas por unas de ácido fólico y yodo y me enviara a los diferentes médicos que debían controlar el embarazo. Según me comentó hay muchas mujeres que esperan bastante a esta primera visita al médico y eso no es bueno, lo ideal es acudir al médico de cabecera en cuanto se confirma para que lleve el control desde el primer momento...

La revisión con el médico muy bien. Mi médico de cabecera es muy majo y además amigo de la familia, así que enseguida nos felicitó y se alegró por la noticia.
Pesarme, tomar la tensión y cambiar las vitaminas, ahora tomaría unas que llevan en la misma pastilla el ácido fólico y yodo (Yodocefol). Y ya me dio el volante para ir a hacer un análisis de sangre y hora para volver la semana siguiente a por los resultados.

Me contó una historia que me llamó la atención. Decía que él siempre había sido muy católico y apostólico, y que siempre le habían dicho que la mujer estaba diseñada para la labor de engendrar hijos, etc. Y que cuando empezó a estudiar medicina se empezó a dar cuenta de que esa preparación no era del todo así: el cuerpo rechaza al principio al embrión, y es una labor muy compleja conseguir que lo acepte. Por eso eran muy frecuentes las nauseas, por eso aparecía un gran malestar los primeros meses, y por eso debía cuidarme mucho y relajarme, dormir, etc para conseguir que el cuerpo se adapte lo mejor posible.
-"Tú no seas tonta y cuídate mucho. Duerme lo que te pida el cuerpo. Levántate cada poco rato en el trabajo porque necesitas activar la circulación. Descansa y delega tareas".- A mi marido también le advirtió - "Que te cuide mucho. Si no lo hace me lo traes aquí y le digo yo un par de cosas"- bromeó.

Una semana más tarde, volvimos a recoger los análisis. Casi todo bien. Tenía ya hipotiroidismo y con el embarazo se había disparado, así que tocó subir la dosis. El resto sin problemas.

Me gusta que en mi centro de salud ya me programaron todas las demás visitas: con el volante del médico me dieron hora para la primera visita a la matrona y al ginecólogo. El peregrinaje de médicos había empezado. Empezábamos un recorrido de 8 meses en los que seguramente voy a ver más médicos que en el resto de mi vida, pero vale la pena tener todo el embarazo tan controlado...

Comentarios