22 semanas de embarazo

El sábado ya llegamos a las 22 semanas de embarazo ¡esto cada vez pasa más rápido!

La semana anterior fue un poco chunga: aunque fueron vacaciones, me pegué un montón de días sin salir de casa con un resfriado tremendo que no me dejaba casi respirar. Por suerte, notaba al bebé moviéndose mucho y eso me tranquilizó bastante (en principio si no hay fiebre y no tomamos medicamentos no pasa nada).

Seguimos con nuestra odisea de mirar carritos de bebé. Fuimos a varios centros comerciales, al Corte Inglés y a varias tiendas de bebés. Me sorprendió mucho la gran diferencia que hay para estas cosas entre los grandes centros comerciales y las pequeñas tiendas especializadas. En las tiendecillas pequeñas saben mil veces más y te aconsejan muchísimo mejor. En el Corte Inglés apenas le daba a la chica que nos atendió para enseñarnos muy por encima los carritos que tenía y apenas sabía nada de información relevante sobre cada uno.
En fin, que después de un fin de semana intensivo de mirar carritos, ya lo tenemos escogido: el UPPAbaby Vista, y en una tienda especializada de bebés. Ahora nos queda esperar un tiempo a que les llegue.

El bebé sigue moviéndose mucho, cada día más y más fuerte. Ya lo veo que va a ser muy fiestero: por la noche se activa y ya no hay quien duerma.

La tripa sigue creciendo a un ritmo que... buuuffff...espero que esto se estabilice pronto porque en cosa de 3 semanas ha sido increíble esto. Tengo ya tripa de 7 meses por lo menos. Cuando me preguntan por la calle si ya me toca salir de cuentas y les digo que aun me quedan 4 meses me miran con una cara medio de espanto medio de Ay-chica,-te-vas-a-poner-tremenda. Y siguen preguntando, ahora ya sin la más mínima discreción, si llevo gemelos, en fin... La semana que viene tengo cita con la matrona, a ver qué me dice, porque he cogido de golpe todo el peso que no había cogido hasta ahora y más. No es que esté gorda, de brazos y piernas estoy igual, pero claro, semejante tripa tiene que pesar...
He tenido que quitar del armario ya toda mi ropa habitual, y menos mal que han dejado algo de ropita más ancha. Ayer fui de compras y todo lo que me gustaba, aunque fuera ancho, me quedaba horrible. Creo que aun no me he acostumbrado a verme con tripa tamaño XXL. Por cierto, el ombligo está ya totalmente fuera.

Y lo malo es que ya he empezado con dolor de espalda. Quiero empezar a ir a la gimnasia de embarazadas y a activarme un poco más, que me irá bien antes de que no pueda moverme. Todas las semanas digo lo mismo y luego nada, pero de esta no pasa ¡prometido!

Ahora que ya no tengo nauseas y que cada vez estoy más despejada, con menos cansancio y mareos es el momento de aprovechar a disfrutar y salir más, de estar con los amigos y empezar a preparar todo.

¡Feliz semana!

Comentarios