Ir al contenido principal

De cunas, minicunas, cunas de colecho y bricolaje

Después de la compra del carrito del bebé, la otra compra importante que tenemos que hacer estos próximos meses es la cuna.

Hemos estado mirando, y hay un montón de modelos, aunque, eso sí, creo que no hay tanta variedad como en los carritos, todas son bastante parecidas y ofrecen más o menos lo mismo.

Hay básicamente 2 formatos: minicuna y cuna. La minicuna, como su propio nombre indica es más pequeñita que la cuna. Las minicunas vienen bien si queremos que duerman en nuestra habitación y no tenemos demasiado espacio, y porque el bebé queda más recogidito cuando es más pequeño. A cambio, nos obligará a comprar una cuna más grande para cuando ésta se le quede pequeña y el bebé ya duerma en su habitación.
Nosotros, aprovechando que tenemos bastante espacio en la habitación, preferimos una cuna directamente, así un cacharro menos.

Y lo que tenemos claro es que queremos que los primeros meses al menos duerma en nuestra habitación. Sobre esto sólo le veo ventajas: será mucho más cómodo dar el pecho, darnos cuenta de si le pasa algo, etc.

Dentro de todas las cunas, me encantan las de colecho (o de sidecar): son unas cunas que se pegan a la cama de los padres, a la misma altura, siendo una prolongación de esta.
Me encantaría practicar el colecho con el peque, y que durmiera con nosotros los primeros meses, pero es verdad que me da mucho miedo que se caiga de nuestra cama o que el papá (que duerme como un tronco) se pueda dar la vuelta y chafarlo. Así pues, la cuna de colecho permite que duerma con nosotros pero que esté más recogido y con su propia superficie. Estirando un brazo le podré tocar, y le podré coger muy fácilmente para las tomas de la noche sin tener que levantarme, pero tendrá su cuna aparte, junto a nuestra cama.

El problema de estas cunas de colecho es el precio. No entiendo por qué son tan caras, muchísimo más que las cunas normales. Supongo que es cuestión de que tienen mucha menos demanda. Realmente, son como cunas normales pero:
  • La barra de uno de los laterales se puede quitar
  • Lleva enganches para anclarla a la cama de los padres
  • La regulación en altura es continua para poner el colchón a la misma altura.


Viéndolo así, no entiendo que cuesten tanto. Así que aquí mirando por Internet hemos encontrado que hay un montón de páginas web que te explican cómo convertir los diferentes modelos de cunas del Ikea (muchísimo más baratas) en cunas de colecho en apenas unos pocos pasos que parecen sencillos.
Así que creo que vamos a probar. Igual esperamos un poco aun porque son bastante grandotas y no es cuestión de tener un armatoste enorme ocupando espacio desde ya, pero claro, al tener que hacer el apaño nosotros, yo quiero tenerla un tiempo antes por si acaso no sale bien del todo y hay que buscar un plan B.

También hemos encontrado por Internet algunos sitios donde comprar cunas de colecho bastante más baratas, por menos de 200 euros (¡hasta hay una por 65 euros que la ponen muy bien en las opiniones!) y que también tienen buena pinta, con la ventaja de que no necesitaríamos hacer grandes arreglos y de que seguro que encajan mejor con la cama sin hacer nada ni comernos la cabeza para encajarlas:
¡Ya os contaremos en qué queda nuestra compra y montaje de cuna!

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Hola Eva. mmm tiene buena pinta, la verdad. Y no es cara ¡menuda diferencia con otras!. ¡Gracias por el enlace!, voy a echarle un vistazo a ver

    ResponderEliminar
  3. Pues me gusta la de Ikea adaptada más...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Cuál es tu experiencia? ¡Deja tus comentarios!

Entradas populares de este blog

Alimentos prohibidos en el embarazo

Aquí va un recopilatorio de todos los alimentos "prohibidos" para las embarazadas.
Antes de quedarme embarazada había oído muchas veces que las embarazadas no podían comer jamón. Ilusa de mí, hasta que no me quedé embarazada pensaba que eso era la peor (y casi la única) restricción. Pero ahora tengo una lista grandísima de alimentos que no puedo tomar por diferentes razones. Me he convertido en la persona "rarita" que cuando le invitan a comer comprueba antes todos los etiquetados de la comida mientras se cocina. En fin, que como es sólo temporal, tampoco me va a pasar nada por dejar de comer jamón durante 9 meses (ya me compraré una maza entera para mí sola después del parto, jeje). Aunque sea poco probable coger ninguna de estas enfermedades, prefiero ser cuidadosa y precavida, no me perdonaría haber comido algo que pudiera afectar al bebé.
Cuando empezamos a leer esta enorme lista de alimentos prohibidos, al principio es un poco lioso, por eso es importante cono…

Interpretar los resultados del triple screening

En esta entrada voy a tratar de explicar lo que significan los resultados del triple screening, por si puede ayudar a alguien, y mi experiencia con esta maldita prueba.

¿Cómo interpretar los resultados del triple screening?
El triple screening sirve para determinar grupos de más riesgo de tener bebés con cualquier problema cromosómico: normalmente síndrome de down, síndrome de patau o síndrome de edwars,

Lo primero que tenemos que saber de esta prueba es que no es una prueba diagnóstica (es decir, no te dice si tienes algo o no lo tienes) sino que es una prueba de descarte.
Hace años se asumía que las mujeres embarazadas de más de 35 años tenían más probabilidad de tener estos problemas que las más jóvenes, y entonces a estas mujeres se les llevaba un seguimiento un poco diferente (amniocentesis y más controles). Ahora que la tecnología y las investigaciones han avanzado, han encontrado mejores marcadores que simplemente la edad de la madre, y estos son:
Ecografía de las 12 semanas en l…

UPPAbaby Vista: opinión carrito de bebé

El otro día ya os conté las características que estábamos valorando en los carritos de bebé.

Hoy voy a hablar de uno de los carritos que estamos valorando comprar: el UPPAbaby vista.

Tiene un precio tirando a alto: el carrito con las 3 piezas nos sale por unos 975 euros, con capazo, sillita y grupo 0+ (sillita para el coche) (cuesta unos 100 euros menos si sólo se coge en 2 piezas). Es uno de los carritos tirando a caro, aunque no tanto como el Bugaboo (que sale por ese mismo precio pero sólo tiene capazo y sillita), y de calidad está fenomenal. Hemos leído muy buenas opiniones de este carrito, aunque sobre todo por Internet, ya que es un carrito que está de moda en EEUU pero en España no es apenas conocido.
Sobre el precio al principio me parecía un poco alto, pero también es un cacharro que vamos a usar durante algo más de 2 años y todos los días (y lo que venga después), así que creo que vale la pena gastarnos un poquito más de dinero aquí siempre y cuando sea bastante resistente y…