Visita matrona semana 24

Ya estoy en la semana 24 y pico, y esta mañana me ha tocado visita a la matrona, bueno, más bien al matrón, ya que mi matrona no estaba y me ha tocado con otro, un chico muy majo que nos ha atendido fenomenal.

La visita ha sido bastante rutinaria, aunque con alguna sorpresa...

Primero ha revisado las pruebas anteriores que había pendientes de ver resultados (cultivo de la semana 20) y todos mis datos.

Me ha pesado y... sorpresa... 5 kilos en poco más de mes y medio. Demasiado... Había empezado muy bien sin apenas engordar nada hasta hace un mes y medio, y ahora de repente había engordado muchísimo. Así que me ha dicho que mejor ni mirar a las patatas, arroz, pasta y pan (todos los hidratos rápidos). Le he dicho que tengo mucha hambre a todas horas y la conclusión ha sido que si tengo hambre que coma fruta, toda la que quiera, como si me quiero comer un cesto entero de fruta, que así mantendré el nivel de glucemia alto (para que no me den mareos) y como tiene fibra iré mejor al baño, y tiene vitaminas... todo es bueno de la fruta. El paseo a partir de ahora se torna en obligatorio todos los días. Le he comentado que de piernas, brazos, etc estaba exactamente igual, pero me dice que la grasa la tendré en la tripa, que aunque de lo demás esté igual esos kilos de más los había cogido yo, no el niño, y no es conveniente que me engorde ahora más de la cuenta.

Me ha vuelto a medir la tensión, que ha salido normal.

Me ha medido por primera vez la tripa. La medida es desde el hueso de la pelvis hasta donde él palpa que termina el útero (en este momento era unos pocos centímetros por encima del ombligo). De esta forma sabe si el niño es grandecillo (y entonces se justifica el aumento bestial de peso) o si es normal. En mi caso eran 23'5cm, normal, así que todo ese peso son los 'airbag' de la tripa de la mamá, laterales y central.

También hemos escuchado el corazoncito del pequeñín, que latía perfectamente, y me ha vuelto a hacer el test de la orina para asegurar que no hubiera infección.

Me ha dado los volantes para ir a hacer el test del azúcar o de glucemia. Hay que ir en ayunas y con un buen libro: hay que estar allí una hora y media aproximadamente. Me ha dicho que si sale mal este test me mandan otro más largo, y entonces que me lleve por lo menos el Señor de los Anillos, jeje.

Para finalizar, voy a empezar ya esta semana las clases de preparación al parto. En mi centro de salud empiezan en la semana 25, y son 7 sesiones de algo más de una hora. Conviene que a las clases vengan los futuros papás también. Me ha dicho que así, si las empezamos ya, luego no hay problema si pilla algún puente o algo por medio. Así que mejor, terminaremos en la semana treinta y poco y aun tendré unas semanas para terminar de asimilar todo y relajarme y estaremos preparados si decide venir antes de tiempo o si las últimas semanas se hacen demasiado duras como para ir a clase.

Os dejo, me voy a comer una rica y sana fruta y mañana test de azúcar y primera clase. ¡Cuántas cosas!

Entradas relacionadas:

Comentarios