29 semanas de embarazo

¡Otra semana más! El pequeñín va creciendo y esto parece que marcha bien.

Esta semana hemos seguido con las clases de preparación al parto. La clase de esta semana fue muy divertida, de gimnasia. Es la única de toda la serie en la que los papás no nos acompañan. Estuvimos con las colchonetas aprendiendo unos pocos ejercicios muy básicos que nos vendrían bien para estos momentos, aunque lo más importante es que andemos o nademos, y si, además de eso, hacemos estos ejercicios, pues mejor que mejor. Han empezado bastantes chicas nuevas esta semana y muchas de las veteranas ya han acabado y no vienen, así que tenemos un cambio de aires importante. A nosotros ya solo nos quedan 2 semanas más.

El peque se mueve mucho y muy fuerte. No para el tío, todo el día dando vueltas y patadas. Y yo le estoy cogiendo mucho gusto a pasar rato y rato tocándome la barrigota.
El jueves fui al ginecólogo, y ya me dijo que pesaba 1,230 Kg. Está hecho todo un campeón. Ahora crece unos 150 gr o más a la semana, así que esto es ya cuestión de ir sumando semanas para que se haga un grandote de más de 3 kilos (aguanta ahí dentro pequeñín!). Tampoco le pudimos ver mucho más, porque fue una eco muy rápida y encima no paraba de darle patadas allí donde ponía el ecógrafo. Pero vamos, que estaba bien todo. Sólo le falta darse la vuelta, pero aun es pronto y no es todavía un problema que esté sentadito.

Y nuestra sección de compras va aumentando. Ya hemos comprado una sabanita para el carrito, una alfombra grande, la colchoneta del cambiador, nos ha llegado el sacaleches, y tenemos una toallita pequeña. Poco a poco. De momento me estoy centrando sobre todo en hacer una buena lista con todo lo que necesitamos para no andar dando tumbos cuando nos pongamos en serio con ello, y estas cositas que vamos viendo majas y están en la lista las vamos comprando y tachando ya. Hoy nos toca recoger el carrito en la tienda, y tenemos aun pendiente montar la cómoda que vamos a usar de cambiador. ¡Qué ilusión hacen todos los preparativos y ver lo bonito que va quedando todo! Lo malo es que siendo primerizos aun no tenemos claro del todo lo que necesitamos y lo que no, y tenemos que ir preguntando a todo el mundo qué cosas se usan (por ejemplo, no teníamos ni idea de qué había que poner en el carrito en agosto "¡ah, una sábana!, pues ponme una, sí...")

Y respecto a los achaques y demás... la verdad que no ha sido una semana del todo buena. El sábado me dio de repente un dolor de espalda horroroso, tanto que tuve que sentarme en el primer sitio que pillé y quedarme allí un buen rato hasta que se pasó un poco y pude volver a andar, lo justo para llegar al coche que estaba cien metros más allá. Por suerte ya no me ha vuelto a dar de esa forma. Y el domingo conocí lo malo que es el estreñimiento, y acabamos buscando la farmacia de guardia antes de cenar... a ver si hablo de esto con la matrona y me da algún otro remedio, porque los clásicos (fibra, ejercicio y beber mucha agua) ya no son suficientes para el día a día. También llevo toda la semana durmiendo unas 3-4 horas al día: el insomnio se ha apoderado de mí completamente, y luego voy todo el día zombi muerta de sueño.

Empiezo a desear que me den la baja ya. Siempre me ha encantado trabajar y estar muy activa, y nunca en todos estos años me he cogido ni un solo día de baja, aunque tuviera catarrazos o otras cosas. Como mucho trabajaba desde casa y ya está. Tampoco al principio del embarazo que no me encontraba nada bien con los síntomas. Pero ahora me noto que la empiezo a necesitar. Y no porque tenga grandes males (por suerte), sino porque estoy agotada, totalmente agotada. Me noto que no soy capaz de seguir el ritmo y hay días que estoy bastante mareada y no me puedo casi ni mover. Los dolores de espalda no están ayudando demasiado a que esto pase más rápido. De todos modos, aun veo que es demasiado pronto, tampoco quiero pasarme más de 2 meses de baja siendo que todo va bien, así que voy a intentar esperar un poquito más mientras el cuerpo aguante. Espero que el peque no se adelante y poder descansar alguna semanita antes del parto para coger fuerzas y reponerme.

Cada día me encuentro más ilusionada. Ya voy viendo ya el final del embarazo más cerca (aunque aun queda mucho), y ya me empiezo a imaginar cómo va a ser el peque y todo lo que va a cambiar nuestra vida desde Agosto. ¡A seguir creciendo otra semana más pequeñín!

Comentarios