32 semanas de embarazo

Pues sí, ya hemos llegado a las 32 semanas. Esto cada vez está más cerca.

Es curioso, pero hace un par de meses tenía planeado que a estas alturas ya tenía que estar todo listo, que con 7 meses de embarazo el peque podía llegar en el momento menos esperado. Ahora sin embargo, una vez que hemos llegado a este punto, siento que aun falta mucho, que el peque no va a venir así sin avisar... Aun no me veo preparada y veo muy lejos el momento del parto. Me encuentro bien, no he tenido ningún susto ni aviso, y el chiquitín tiene que aguantar ahí dentro 2 meses más.
Así que con esos pensamientos, seguimos con todo sin preparar y ninguna prisa por hacerlo. Ya me veo preparando todo el último día como siempre...

Esta semana eso sí, hemos hecho un par de compritas. Es la primera ropa que le compramos. Nos han dejado algo de ropa heredada, muchas cosas incluso de cuando mi hermano y yo éramos bebés. Pero tampoco creo que sólo con eso nos llegue y hay cosas que no nos gustan nada (demasiadas puntillas y lazos, faldones para niño, cosas así).
Así que le hemos cogido una cajita que va un gorrito de algodón, unos patucos, un body, unos pantalones y un babero. Y un trajecito chiquitín para los días que haga mucho calor.
El próximo fin de semana le cogeremos algún pijamita y algún otro body, y con eso, lo que nos han dejado y alguna cosita que nos regalen nos apañaremos.

Como tampoco sabemos cómo de grande va a salir, nos da un poco de miedo comprar ropa muy chiquitita que luego se nos quede sin estrenar, así que todo es para un poquito más mayor (a partir de 1 mes).

Ahora nos falta poner una lavadora con todo, para que esté limpito y listo para cuando nazca.

En cuanto a cómo ha ido esta semana sólo diré ¡¡¡maldito calor!!!. No he sabido valorar adecuadamente la suerte que he tenido de que este año no haya llegado hasta mitad de junio. Ha sido llegar el calor y de repente empezar a hincharme, a sofocarme y a pasarlo peor. Aun así lo estoy llevando medio bien porque por la noche refresca y aun he podido salir a andar (que me ayuda mucho a no hincharme tanto). Espero empezar a ir a la piscina en breves, a ver si así se me pasan mejor las tardes.

La espalda me empieza a pasar factura en cuanto estoy demasiado rato sentada o demasiado rato de pié. De todos modos, salvo algún día más malo, el resto lo llevo bien.

El peque se sigue moviendo, y, ahora si, llega a hacer bastante daño alguna vez con sus patadas. Encima no le gusta mucho la posición y no para de darse vueltas: tan pronto lo tengo atravesado de forma transversal en la barriga como se pone hacia arriba o hacia abajo. No parece importarle mucho que con estas semanas debería estar preparándose boca abajo para su salida triunfal, que él adopta una posturita nueva cada día. Ahora sí que le noto perfectamente dónde está. Donde pone la cabeza se nota un bollo muy duro, y en el culete otro un poco más pequeño. Y se nota dónde tiene las piernas por las patadas que da. Observando un ratito llego a saber dónde se ha puesto. El otro día tuvo un ataque de hipo, fue muy gracioso sentirlo.

Y esta semana pasada fue semana de médicos. La matrona me dijo que estaba todo bien, fuimos a pediatría a conocer el departamento y dejar nuestros datos, y tuve cita con el endocrino que me dijo que el hipotiroidismo está totalmente controlado. Esta semana ya no tengo ningún médico, y la que viene seguiré con la ronda: gine, matrona, ... Ahora ya me dan cita cada menos tiempo y la agenda se llena rápido.

¡Una semana más que pasa rápido y ya queda menos para verte!

Comentarios

  1. Ya no te queda nada!!

    Nosotros ropa si que hemos comprado más, pero también estamos muy relajados con los preparativos, demasiado quizás, pero bueno :P lo básico lo tenemos :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Cuál es tu experiencia? ¡Deja tus comentarios!