Oficialmente de baja

Pues sí, ya estoy oficialmente de baja por lumbago.
Llevaba ya un par de semanas con dolores cada vez más fuertes de espalda. Había estado con la espalda a vueltas más de dos meses, pero hasta hace unos días la había podido calmar haciendo la tabla de estiramientos que me dio la fisio, cambiando de posisión y de silla cada poco rato y cuidándome un poco más.
Pero ya había llegado un momento en el que sentía que no podía seguir así,...

Pensé en tomar paracetamol para ver qué tal, ya que es uno de los pocos medicamentos que dicen que se pueden tomar en el embarazo, pero me acordé de que mi médico me dijo que no me tomase nada sin consultarle, así que fui a verle, a ver si le parecía bien el paracetamol, si me podía mandar al fisio de la seguridad social o darme algo que me sirviera para aguantar al menos una o dos semanitas más mientras cerraba todo en el curro y así me quedaría sólo un mes que ya lo veía más factible.

Y nada más verme ya me dijo que a ver cuándo cogía la baja. A mí me parece aun un poco pronto, si el peque nace cuando le toca me queda un mes y medio y me parece demasiado tiempo para estar sin hacer nada. Yo no quería apurar hasta el final, quería descansar al menos un par de semanas antes de dar a luz como poco para prepararme para el parto y coger fuerzas, pero mes y medio es demasiado. No sé si sabré estar quieta tanto tiempo.

Por otra parte, aunque lo veía mucho tiempo tampoco veía ya mucha elección. Cuando no eres capaz de estar más de una hora seguida sentada en la silla esto de trabajar en oficina se hace imposible.

Y ya lo que me convenció del todo, la recomendación del médico: no la cojas ya sólo por tí, llevas a un niño que aun sería prematuro si nace ahora y tendría más problemas. Cógela por él, con tantas contracciones y estrés se te va a adelantar el parto y te arrepentirás. Aparte de que con esa espalda no vas a aguantar más de una semana.
Esa fue la frase definitiva. Mi niño es mi fibra sensible. Fue decir eso y pedirle por favor que me la diera ya mismo. Mi médico es muy amigo de mi familia y siempre se ha preocupado mucho por nosotros, así que enseguida me ha explicado todos los papeles a hacer y me ha dado unas últimas recomendaciones para terminar con bien lo que me queda de embarazo.

Ahora me siento rara. Nunca me había cogido una baja. Y ha habido veces que he estado muchísimo peor que ahora por diferentes motivos (gripe, dolor de tripa, ...) y no he dejado de trabajar, como mucho he pedido trabajar desde casa. Pero ahora es diferente, no estoy realmente tan mal, pero al peque le va a ir bien que repose y se me calmen un poco las contracciones. Así que lo primero es lo primero, y en estos momentos toda mi existencia rota entorno a este chiquitín. El trabajo puede esperar.

Ahora tengo un mes y medio para reposar, descansar y prepararme para la llegada del peque. Tendré que buscarme nuevas ocupaciones tranquilitas que pueda hacer este tiempo porque me voy a aburrir como una ostra sino. De momento hoy ya me he echado una super siesta y me he relajado toda la tarde, que me ha venido fenomenal.
A ver el jueves qué me dice el gine, porque aunque ya me veía yo que estas contracciones cada vez más fuertes no eran como las anteriores, la verdad es que ahora no paro de darle vueltas a la cabeza con qué pasaría si se adelantara. Lo que me ha dicho el médico me ha dejado un poco descolocada. El caso es estar preocupada siempre... en fin.... cómo es esto de estar esperando...

Comentarios

  1. Ahora a descansar y a tomartelo con calma!

    Es lo mejor que puedes hacer, por los dos ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Cuál es tu experiencia? ¡Deja tus comentarios!