Semana 38 de embarazo

Ya hemos llegado a la semana 38 ¡qué rápido ha pasado! Se está acabando la espera, y ahora reina la incertidumbre de saber que en cualquier momento llegará el día de conocer al pequeño.

Aun así, aun siento que nos falta un poquito más, que tenemos que aguantar al menos una semana o dos más. Todavía no he tenido ningún aviso ni susto, y, aunque apenas duermo, me siento muy relajadita y tranquila. Veo lejos el momento del parto, aunque ¡podría ser en cualquier momento!. Con todo lo que hemos esperado este momento y ahora lo veo tan lejano...
El peque aun no se ha encajado y tengo todavía la tripa alta por lo que me dicen. De todos modos, es cuestión de poco tiempo que acabe de encajarse porque el pobrecito apenas cabe como está ahora.

He empezado a notar alguna contracción suelta, que desde que me dieron la baja ya no las había notado más. Aunque ahora son algo diferentes y creo que de muchas no me doy cuenta. Antes era fácil identificarlas: la tripa se ponía dura de repente y notaba la presión. Ahora en cambio tengo, de forma normal, la tripa super dura y apunto de estallar, y notar que se pone más dura de lo normal es más complicado. Además, sí que noto más presión cuando me dan las contracciones, pero también noto más presión cuando el peque se recoloca, así que creo que sólo estoy sintiendo unas pocas y que seguro que tengo alguna más que pasa inadvertida. Aun así, no son dolorosas y están muy espaciadas, así que no indican nada...

La semana ha sido muy tranquila, con mucha piscina para intentar llevar algo mejor el calor y la pesadez, levantándome muy tarde para intentar recuperar las horas de sueño que pierdo por la noche y comiendo ya de todo lo que me apetece (¡a la porra la dieta y eso de no engordar más de 10 kilos, y bienvenidos los heladitos!).

Con la maleta preparada en la puerta de casa y atentos a cualquier señal, seguimos una semanita más. Mientras el peque sigue engordando y cogiendo más fuerza para llegar lo mejor posible :D

Comentarios

  1. Eso, tú traquila y disfruta del hecho de saber que ya falta poquito para ver esa carita tan hermosa, que yo ya me pongo nerviosa por las dos, ¡jajaja!

    ResponderEliminar
  2. Dentro de nada dejas de dar señales de vida y sabremos que ha nacido ya! :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Cuál es tu experiencia? ¡Deja tus comentarios!