Visita al ginecólogo semana 37

Ayer nos tocó ir al ginecólogo otra vez. Esta vez para ver cómo se presentaba el peque y si había indicios de algo...

De momento no parece que nada esté a punto de suceder, pero sí que nos dijo que ahora ya si notaba contracciones sería un parto normal. Hasta ahora se supone que si empezaba con contracciones tenía que ir rápido al hospital a ver si las podían parar, pero ahora si el parto se inicia, todos tan contentos.

El peque pesa ya 2700 gr. Es un poco chiquitín (debe ser entorno al percentil 25), pero está todo bien. Nos dijo el gine que a él le gusta más que vengan tirando a pequeñitos (pero sin ser demasiado pequeños), porque el parto así va mejor. De todos modos, es un poco pequeño, pensaba que al estar ya de baja y tan tranquilita como estoy se habría engordado más, y aunque se sigue engordando a buen ritmo hemos bajado de percentil.
No obstante, con este peso que ya tiene no habrá problemas si viene ahora, y si se espera a las semanas 40 o 41 nacería ya con un buen peso. Así pues, es cuestión de cuántas semanas aguante ahí dentro. Como de momento no hay signos de que el parto vaya a venir nos quedamos más tranquilos, aun tendrá unos días/semanas para engordarse un poquito más y nacer más fuertote.

Los análisis del preoperatorio, en los que la anestesista me había dicho que tenía el colesterol altísimo y las proteínas muy bajas, al gine le parecieron fenomenal. Me dijo que esos valores estaban así por el embarazo y que tenía que seguir como hasta ahora.

El cultivo que me hizo el matrón en la última semana ha salido negativo. Si hubiera salido positivo tendría que ir el día del parto con un poquito más de tiempo para que les diera tiempo a ponerme un gotero con antibiótico, que tarda unas horas. Pero al salir negativo no hace falta ir tan pronto. Un problema menos.

Para medirlo nos hizo una ecografía rapidita, como las de las dos últimas veces. El papá estaba allí pero no le dio para ver demasiado, se movía muy rápido y en esa máquina no es fácil ver las cosas si no estás entrenado para ello. Aun así, luego nos puso un poquito más despacio la carita del bebé para que lo viéramos y.... ¡¡ufff!! qué emocionante. Fue amor a primera vista. Las otras veces lo habíamos visto pero no tan bien, apenas se intuía un perfil a medio formar. Esta vez me pareció super guapo, con unos mofletes, que uffff.... Estaba mirándonos de frente, moviendo la carita y poniendo muecas. ¡Menudo bebé guapetón!. Y menudo subidón de sus papás al verle así de bien.
Sigue cabeza abajo, pero colocado en el lado derecho. La cabeza parecía bastante más encajada esta vez, aunque aun no está colocada en su sitio.

Y lo demás está bien, así que ahora a esperar y a seguir engordando... Como no había señales, la próxima cita la tengo dentro de dos semanas y media, justo el día de antes de la fecha probable de parto, esta vez con monitores para vigilar un ratito al bebé y las posibles contracciones. A ver si llegamos hasta entonces :D

Comentarios

  1. Yo también creo que mejor tirando a pequeño que a grande!

    No lo vuelvo a decir que parece que me repito como un loro..

    Bueno va, si lo digo, Que ya no queda ná!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Cuál es tu experiencia? ¡Deja tus comentarios!