Bebé de 3 meses

¡Hola chiquitín!
Ya has cumplido los 3 meses y parece que fue ayer cuando llegaste a nuestras vidas, aunque por otro lado... ya no me imagino mi vida sin tí, no me acuerdo de cómo era...

Estás cada día más guapo, y así nos tienes a tu papá y a mí, con la baba colgando todo el día. Eres un comprometedor, y cuando aparece alguien nuevo no dejas de mirarle hasta que te dicen algo y te hacen alguna monería ¡menudo eres!. Es muy gracioso porque cuando vamos contigo por la calle, sobre todo si te llevamos en el fular, la gente se va girando y soltando un ¡oh que mono! a tu paso. El otro día que fuimos al super a comprar con el carrito, cuando me giré de coger la fruta tenías ya a un par de señoras delante del carro mirándote con ternura mientras tu hacías gorgoritos y te reías. En fin, que llevas a todos de calle...

Por las noches parece que la cosa empieza a mejorar, y ya ha habido varios días en los que has aguantado 4 y hasta 5 horas de tirón, aunque luego el resto de la noche te despiertas cada 2 horas... Poquito a poquito, de momento con esto yo ya no parezco un zombie, que este Halloween no se sabía si iba disfrazada o eran mis ojeras que vienen de serie...

Sigues vomitando mucho (pero mucho mucho...), pero aun así te estás poniendo muy gordito y grande, así que al final ¿le tendremos que dar la razón a la abuela que dice que es porque eres un tragón y te empachas?. El caso es que yo siempre había leído que los bebés comen lo que necesitan, y por eso recelo de esa teoría (más bien pienso que comes más porque vomitas y no al revés). En fin... que como nos dicen que cuando empieces con las papillas se te pasará, nos va a tocar aguantar 3 meses más así.


Ahora estás en fase de descubrirlo todo. Poco a poco vas descubriendo un poquito más las manos, y coges cosas (aunque sin mucho control), y estiras, y agarras de nuevo... Yo voy dándote sonajeros y mordedores, aunque de momento los tiras y lo que más te gusta es agarrar los dedos de los papás y llevártelos a la boca.
También estás desarrollando mucha fuerza. Ayer sacamos ya la sillita del carrito para probar el saco que nos han dejado, y al ponerte casi tumbado te intentabas incorporar, y hasta llegaste a conseguirlo agarrándote a la barra. Cuando te cogemos en brazos empiezas a estirar las piernas y te intentas poner de pié, y no te gusta nada que intentemos sentarte. Me parece que vamos a tener dentro de poco muchas peleas, porque no quiero que empieces a andar ni te pongas de pie hasta que no tengas la edad adecuada, y con lo bruto que eres...


El baño cada vez te gusta más. Eso sí, te bañamos por la mañana, porque te emocionas demasiado y luego no hay quién te duerma. Empiezas a dar patadas y a agitarte con alegría. Normalmente el baño termina cuando ya has sacado de la bañerita tanta agua que no podemos seguir allí más. Por eso he decidido que las vacaciones del año que viene nos vamos a ir a un sitio que haya piscina calentita y te podamos bañar. Y voy a ver si por casualidad hicieran en alguna parte por aquí cerca natación de bebés, aunque creo que es a partir de 6 meses en la mayoría de sitios. Yo creo que te va a gustar.

También está mejorando tu comunicación. Te ríes más, miras a los ojos a quien habla, y tu repertorio de gorgoritos se está ampliando por días. Cuando lloras porque tienes hambre te giras hacia mí, y me empiezas a hacer pucheritos (¡si me tienes calada!).

Ahora tu papá se ha podido coger 2 semanas de vacaciones, así que vais a disfrutar los dos de lo lindo con los paseos mañaneros. Y como yo podré trabajar por la mañana, así podremos salir todos juntos por la tarde ¡qué gustazo!

¡A seguir creciendo pequeñín!

Comentarios