Ir al contenido principal

Empezando con la alimentación complementaria

Cuando el peque ya tiene algo más de 5 meses, nos encontramos inmersos en los primeros pasos de la alimentación complementaria.

Como ya os he contado, hemos decidido intentar "pasar" de papillas y triturados y practicar nuestra propia adaptación del baby led-weanning.

Empezamos a ofrecerle al peque otros alimentos unos pocos días antes de que cumpliese los 5 meses. Como no tenemos antecedentes de alergias en la familia decidimos hacer caso a las recomendaciones de la enfermera y empezar a esa edad, viendo lo desesperado que se tiraba el peque por cualquier cosa que nos viera comer. Eso sí, con la premisa de que iba a ser poco a poco, marcando él el ritmo en cada momento.

Así pues, lo primero que probó fue la naranja. Le dejábamos a su alcance un gajo de naranja mientras nosotros nos comíamos el resto, y él lo cogía con su manita y se lo llevaba a la boca. Los primeros días apenas sacaba unas poquitas gotas de zumo. Era muy gracioso porque la notaba ácida y ponía caras raras, pero seguía comiéndosela y se enfadaba si se la intentábamos quitar.
Pasamos bastantes días con esa dinámica. Fue realmente divertido verle como comía.

Otro día le dejamos un gajo de pera, pero ¡qué desastre!. La pera resbalaba demasiado, incluso dejándole una zona con la piel para que la agarrara mejor. Al final terminaba él lleno de pera y medio frustrado por no saber cogerla. Es también parte del aprendizaje.
Probamos con la red antiahogo, pero no funcionó: no sabe sacar el jugo y acabó estampándola por el suelo.
Al final, para que la probara y ver si le gustaba, probamos a coger nosotros la pera y él rápidamente nos agarró las manos para acercarse la pera a la boca ¡le encantaba también la pera!. Medio gajo de pera que comió.

Pero después de esos descubrimientos, hubo unos cuantos días en los que ya no quiso probar nada más. Tampoco lo intentamos demasiado, la verdad, pero al ofrecerle o dejarle a su alcance cualquier cosa ya no mostraba interés. Pues nada, así pasamos unos cuantos días más...
Esos días probamos también a ofrecerle un poquitín de papilla de cereales sin gluten, que rechazó con cara de auténtico asco "¿por qué me das esa porquería, mamá?" Su cara era todo un dilema, parecía no entender nada...


Bueno, pues ahora resulta, que después de esos días de parón en cuanto al tema alimenticio se refiere, ahora le han vuelto a entrar unas ganas locas por comer cualquier cosa.
Nos ha sorprendido lanzándose al plátano como si le fuera la vida en ello. Lo coge con las manitas y ¡zasca! ¡menudos bocados le da! Y eso que no tiene dientes, que si no... Al principio el plátano le funciona bien porque maneja el trozo con soltura, pero al poco empieza a ser una masa rechupeteada y pegajosa, que termina extendida por todas partes.

Cada día va comiendo un poquito más. Empezó con apenas unas gotitas de zumo y ayer nos sorprendió rechupeteando todos los gajos de una mandarina hasta dejar sólo los pellejos y comiendo luego el equivalente a unos 3 ó 4 dedos de plátano. Aun así, lo comparo con las cantidades que nos dijo la enfermera (que me parecían excesivas para ser "alimentación complementaria") y estamos muy muy lejos de completarlas.



Da gusto verle comer, es todo un espectáculo. Le encanta y disfruta descubriendo sabores. Y cada día muestra más interés.

De momento vamos a seguir así, poquito a poco, marcando él el ritmo y disfrutando de verle comer, la cantidad que él quiera cada día. ¡Os aseguro que es una gozada verle!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alimentos prohibidos en el embarazo

Aquí va un recopilatorio de todos los alimentos "prohibidos" para las embarazadas.
Antes de quedarme embarazada había oído muchas veces que las embarazadas no podían comer jamón. Ilusa de mí, hasta que no me quedé embarazada pensaba que eso era la peor (y casi la única) restricción. Pero ahora tengo una lista grandísima de alimentos que no puedo tomar por diferentes razones. Me he convertido en la persona "rarita" que cuando le invitan a comer comprueba antes todos los etiquetados de la comida mientras se cocina. En fin, que como es sólo temporal, tampoco me va a pasar nada por dejar de comer jamón durante 9 meses (ya me compraré una maza entera para mí sola después del parto, jeje). Aunque sea poco probable coger ninguna de estas enfermedades, prefiero ser cuidadosa y precavida, no me perdonaría haber comido algo que pudiera afectar al bebé.
Cuando empezamos a leer esta enorme lista de alimentos prohibidos, al principio es un poco lioso, por eso es importante cono…

Interpretar los resultados del triple screening

En esta entrada voy a tratar de explicar lo que significan los resultados del triple screening, por si puede ayudar a alguien, y mi experiencia con esta maldita prueba.

¿Cómo interpretar los resultados del triple screening?
El triple screening sirve para determinar grupos de más riesgo de tener bebés con cualquier problema cromosómico: normalmente síndrome de down, síndrome de patau o síndrome de edwars,

Lo primero que tenemos que saber de esta prueba es que no es una prueba diagnóstica (es decir, no te dice si tienes algo o no lo tienes) sino que es una prueba de descarte.
Hace años se asumía que las mujeres embarazadas de más de 35 años tenían más probabilidad de tener estos problemas que las más jóvenes, y entonces a estas mujeres se les llevaba un seguimiento un poco diferente (amniocentesis y más controles). Ahora que la tecnología y las investigaciones han avanzado, han encontrado mejores marcadores que simplemente la edad de la madre, y estos son:
Ecografía de las 12 semanas en l…

UPPAbaby Vista: opinión carrito de bebé

El otro día ya os conté las características que estábamos valorando en los carritos de bebé.

Hoy voy a hablar de uno de los carritos que estamos valorando comprar: el UPPAbaby vista.

Tiene un precio tirando a alto: el carrito con las 3 piezas nos sale por unos 975 euros, con capazo, sillita y grupo 0+ (sillita para el coche) (cuesta unos 100 euros menos si sólo se coge en 2 piezas). Es uno de los carritos tirando a caro, aunque no tanto como el Bugaboo (que sale por ese mismo precio pero sólo tiene capazo y sillita), y de calidad está fenomenal. Hemos leído muy buenas opiniones de este carrito, aunque sobre todo por Internet, ya que es un carrito que está de moda en EEUU pero en España no es apenas conocido.
Sobre el precio al principio me parecía un poco alto, pero también es un cacharro que vamos a usar durante algo más de 2 años y todos los días (y lo que venga después), así que creo que vale la pena gastarnos un poquito más de dinero aquí siempre y cuando sea bastante resistente y…