Saltas y brincas

Saltas y brincas, y te quitas un zapato, y te pones de pie y te caes de culo. Gateas y abres la cajones, sacas todo y te ríes. Y saltas de nuevo. Te pones de pie y abres el grifo del bidé, y te vas gateando a toda velocidad. Y subes al sofá y te lanzas, pero te cojo al vuelo otra vez. Y saltas, y saltas... Redecoras toda la casa, moviendo todos los muebles poco pesados a tu alcance, y agarras tu carrito y te vas andando con él. Y ríes y saltas. Y bailas moviendo el pañal de lado a lado cuando ponemos música, y vuelves a reír. Y te comes una pelusa que has encontrado en la alfombra, y te quitas el pantalón y como nos descuidemos el pañal también. Y medio desnudo sigues saltando y riendo, y abriendo cajones. Vas hasta la maceta y arrancas las pocas hojas que aún tiene la planta, y lanzas la tierra al aire mientras aplaudes con tus manitas rechonchas. Te subes encima y te lanzas. Y saltas, y saltas...  Todo un mundo a tu alcance desde que has aprendido a gatear y dar pasos seguidos... Esto ya no tiene marcha atrás... Me voy a la cama... agotada... Mañana tenemos que volver a saltar...




Comentarios

  1. ¡Jajajaja! ¡Cómo me suena todo eso! Y lo felices que son, ¿qué? Es maravilloso ser niño...

    cucu-trasbebe.blogspot.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Cuál es tu experiencia? ¡Deja tus comentarios!