Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2014

La lactancia y la sociedad

Esta es la semana Mundial de la Lactancia Materna. Algo hay que decir para celebrar esta semana... Leyendo los comentarios en entradas de otras blogueras (por ejemplo este de Madre Reciente) nos damos cuenta de lo mal que está el asunto.

Y es que, según mi experiencia, la lactancia no está apoyada ni reconocida socialmente. Hay un largo camino por recorrer.


Así que, a todos aquellos a los que les parece mal que amamante en público, les quiero dejar unas cuantas aclaraciones. Ya sé que ellos no las leerán, pero por lo menos, ahí va el granito de arena.

Un bebé pequeño come cada poco rato: Sí, un bebé pequeñito come cada 2 ó 3 horas como mucho. Eso implica que, o la mamá le da de comer en público, o esa mamá quedará recluida en su casa sin salir al menos 5 ó 6 meses. Una cárcel moderna. Una dura condena por haberse atrevido a tener un hijo hoy en día ¿no os parece?.


¿Tetas sí o tetas no, en qué quedamos? Algo que me sorprende mucho es que se nos acusa de lo poco pudorosas que somos por…

Bebé de 1 año

Aunque ya publiqué una entrada para celebrar el añito del peque, me quedaba pendiente el post de evolución. Y es que, cuando entro en el blog y releo las entradas de cómo creces me alucino de los cambios que das de un mes a otro. Me gusta dejar constancia porque es la única forma de acordarme de lo rápido que creces.

Con un añito recién cumplido todavía no andas del todo, aunque te falta ¡sólo un poquitín!. Ya das sólo 6 ó 7 pasos (para alcanzar la mesa desde el sofá, que hemos alejado aposta).
También andas cogido de una mano, y con la otra suelta apuntando con "tu dedito señalador" donde quieres ir.

Respecto a las noches,... siguen siendo duras. Conseguimos algún avance quedándote a dormir con papá sólo, y ahora ha disminuido el número de veces que te despiertas, aunque, como no paramos de ir y venir desde el traslado, no conseguimos darte un mínimo de rutina que nos haría falta para que ese método funcione un poquito mejor. Aun así, los avances se agradecen...

Comes de to…

1 año

Hoy hace un año de ese día largo de idas y venidas al hospital, de energía desmedida, calma, lloros, emoción y sensaciones nuevas.

Parece mentira que ya haya pasado un año desde que mi vista se fijó por primera vez en tu cuerpecito chiquitín, arrugadito, con un olor a vida que es difícil de olvidar. Ese día que oí tu voz por primera vez, nos miramos a los ojos por primera vez, observé tus manitas por primera vez... ese día de tantas y tantas primeras veces de aquello que ya se ha convertido para nosotros en rutina.
Un año desde ese gran día de dejar de soñar contigo para pasar a disfrutar de tí, de dejar de sentirte tan dentro de mí para sentirte conmigo.

En ese momento no me imaginaba todo lo que estaba por llegar. Muchos momentos dulces, juegos divertidos, carcajadas ante nuevas situaciones, admiración por cada nueva habilidad obtenida, ... pero también algún miedo, y algún momento duro.

Como un terremoto imparable llegaste a nuestras vidas y pusiste todo patas arriba. No ha cambiad…