32 semanas de embarazo

En este embarazo apenas estoy escribiendo. Y es que, lo mires como lo mires, un segundo embarazo no tiene nada que ver con el primero.

Y no es cuestión de novedades. En el segundo embarazo sigo sorprendiéndome de cada movimiento del peque, de lo asombroso que es verle en cada ecografía, de cómo va creciendo la tripa día a día... Es como redescubrir todo el embarazo con ojos nuevos.
Pero... hay un peque de dos años que reclama toda mi atención, a todas horas... y que salta y corre, y juega y canta, ... y apenas me deja un momentito para descansar y sentarme a escribir un poco sobre cómo voy viviendo de nuevo esta maravillosa experiencia.

Ya estoy de 32 semanas, casi 33. Y cada vez falta menos...

Tengo ya muchos achaques: dolor de espalda, cansancio extremo, mucha presión en la pelvis, y mucha limitación de movimientos ... En este embarazo parece que todo se haya adelantado, incluidos todos estos indeseables efectos secundarios. Aun así el embarazo marcha muy bien, y de momento todo sigue en orden.

Aunque de cuerpo no me he engordado nada, llevo ya 12 kilos ganados. Y todos están en la inmensa y descomunal tripa que me ha salido. Mi marido dice que no sabe si voy a parir o a explotar, pero que lo que sea va a ocurrir pronto. Y yo me siento así también, celebrando cada día y cada semana que pasa.
Se supone que este mes y pico que me queda el bebé va a crecer mucho más. Y no sé dónde va a caber... parece difícil visto desde fuera, jeje.

También se nota que es un segundo embarazo porque estamos muy relajados con todos los preparativos. Ayer me acordaba que no tengo nada comprado de las cosas de farmacia (compresas, purelán, etc), y que no tenemos preparado ni el capazo, ni lavada la ropa de bebé ni nada... En el primer embarazo ya teníamos la maleta del hospital a medio preparar a estas alturas, pero esta vez vamos muy tranquilos. Al menos ya hemos escogido nombre :D

Y el peque está a punto de comenzar en la guardería. Este año va a otra diferente (su tercera guardería en lo que va de su corta vida), pero esta vez es para ir a una al lado de casa y que además está genial. La semana que viene empieza la adaptación.

Con tanto cambio todavía no nos hemos decidido a hacer la operación pañal, y dado que también se va a tener que adaptar a tener un hermanito, hemos decidido posponerla hasta la primavera.
Y aunque veníamos muy convencidos de hacerlo estos días, tampoco hemos dado el paso de sacarlo de la cuna y que duerma en su cama. Así que ya veremos qué pasa cuando tenga "un nuevo ocupa en la cunita de colecho".


Sigue tomando teta,  sólo 2 veces al día y muy poquito. Y sigue muy apegado a mamá :D
Ya le hemos explicado que mamá tiene un bebé en la tripa, y que cuando salga mamá lo llevará en brazos y le dará teta, y él le podrá cantar canciones y acariciar despacito. De momento la idea le parece bien, aunque habrá que verle cómo reacciona, porque de momento se enfada si mamá coge a cualquier otro bebé en brazos.


¡A seguir cumpliendo semanas!

Comentarios