Ir al contenido principal

Casi 35 semanas de embarazo y de baja

¡Qué poquito queda ya!. Mañana ya hago las 35 semanas y estos últimos días ha habido tela...

Para empezar, las buenas noticias. Y es que ¡desde hoy estoy de baja!. Algo que parecía imposible, ya que mi médico de cabecera era de esas de "puedes hacer puenting estando embarazada". Bueno, tanto no, pero me dijo que podía correr y ir en bici hasta el mismo momento del parto, cuestión que no comparto en absoluto dada mi experiencia...


El caso es que llegó un momento en el que no aguantaba más. Habían pasado muchas cosas y era momento de parar para evitar males mayores. No podía más. Y yo, allí asustada pensando en cómo contarle a la médico lo realmente mal que estaba (que era mucho) y el ritmo que me veía obligada a llevar en un día normal de trabajo (que no sólo es trabajar, que los desplazamientos y el estrés son la peor parte).

Perooooo... de repente me di cuenta de que me citaban con otra médico diferente... Ola-la, ¡la médico amante de los deportes de riesgo en el embarazo había cambiado de centro!. Y la que tengo ahora es muy maja y nada más verme ya me dijo que estaba para cogerme la baja ya mismo y me dio todas las opciones, consejos para llevarlo mejor, y muchos ánimos.

Así que me despido de las dos horas diarias de autobús, de los clientes que me estresan mucho, de mi jefe que me pone de los nervios, de estar sentada con un dolor insoportable de espalda, de los desplazamientos en coche y las horas interminables de reuniones poniendo buena cara... uffff, qué maravilla. Ahora mi único deber es descansar y cuidarme. Estar tumbada y sentada todo lo que pueda, y prepararme para llegar a tope de energías al día del parto. No son pocas tareas, pero ¡menudo cambio!.



Decía que estos días habían sido movidos, y es que había llegado un momento que apenas podía andar. Nada de nada. Ni cinco minutos. Tenía una presión en la pelvis bestial, y sentía al bebé super encajado y la cadera abierta.
Había empezado a tener contracciones bastante molestas (a diferencia de las que había tenido hasta este momento), y lo peor es que duraban cada vez más tiempo y no se pasaban aunque me tumbara: primero estaba a rachas de 40 minutos, luego de 50, ... hasta que el domingo noche ya fueron de 2-3 horas.

Así que el lunes, a urgencias. A que me echaran un vistazo rápido. Yo ya sabía que no estaba de parto (¡19 horas duró el primero, no va a salir este otro bebé disparado como si cualquier cosa!), pero aun así no me gustaba cómo lo veía.
Me hicieron un tacto, una ecografía del cuello, otra del bebé, cogieron muestra de orina y del moco cervical, y me dejaron un rato en monitores.
Por suerte aun no he empezado a dilatar, y la cosa está muy bien ya. El peque en buena posición y todo en orden.

Aun así, me dieron progesterona, para tomar vía vaginal. Y me está yendo genial. Se supone que relaja el útero, y estoy notando la diferencia un montón. Ya se me han pasado casi por completo las contracciones, y la presión que notaba y no me dejaba apenas moverme ¡ha desaparecido!.
A cambio hay efectos secundarios: dolor de cabeza por las mañanas y voy como drogada todo el día.

También me avisaron: tienes que aguantar al menos una semana más. Con más de 35 semanas si te pones de parto ya no lo paramos, que nazca. Aun así, espero aguantar ahora que estaré más relajada hasta las 37-38 por lo menos. Hace apenas unos días eso lo veía imposible. Pero después de ver cómo evoluciono con la progesterona y apenas dos días de reposo veo que sin problemas.


Así que, poquito a poco ya se ve el final. Se mueve muchísimo, y estoy deseando conocerlo. Ahora que estoy más tranquila vuelvo a plantearme el momento del parto, de la adaptación, ... apenas había tenido tiempo de pararme a disfrutar cómo se mueve el bebé dentro de mi. Ahora me toca dedicarme a esperar con calma a mi segundo chiquitín :D



Comentarios

Entradas populares de este blog

Alimentos prohibidos en el embarazo

Aquí va un recopilatorio de todos los alimentos "prohibidos" para las embarazadas.
Antes de quedarme embarazada había oído muchas veces que las embarazadas no podían comer jamón. Ilusa de mí, hasta que no me quedé embarazada pensaba que eso era la peor (y casi la única) restricción. Pero ahora tengo una lista grandísima de alimentos que no puedo tomar por diferentes razones. Me he convertido en la persona "rarita" que cuando le invitan a comer comprueba antes todos los etiquetados de la comida mientras se cocina. En fin, que como es sólo temporal, tampoco me va a pasar nada por dejar de comer jamón durante 9 meses (ya me compraré una maza entera para mí sola después del parto, jeje). Aunque sea poco probable coger ninguna de estas enfermedades, prefiero ser cuidadosa y precavida, no me perdonaría haber comido algo que pudiera afectar al bebé.
Cuando empezamos a leer esta enorme lista de alimentos prohibidos, al principio es un poco lioso, por eso es importante cono…

Interpretar los resultados del triple screening

En esta entrada voy a tratar de explicar lo que significan los resultados del triple screening, por si puede ayudar a alguien, y mi experiencia con esta maldita prueba.

¿Cómo interpretar los resultados del triple screening?
El triple screening sirve para determinar grupos de más riesgo de tener bebés con cualquier problema cromosómico: normalmente síndrome de down, síndrome de patau o síndrome de edwars,

Lo primero que tenemos que saber de esta prueba es que no es una prueba diagnóstica (es decir, no te dice si tienes algo o no lo tienes) sino que es una prueba de descarte.
Hace años se asumía que las mujeres embarazadas de más de 35 años tenían más probabilidad de tener estos problemas que las más jóvenes, y entonces a estas mujeres se les llevaba un seguimiento un poco diferente (amniocentesis y más controles). Ahora que la tecnología y las investigaciones han avanzado, han encontrado mejores marcadores que simplemente la edad de la madre, y estos son:
Ecografía de las 12 semanas en l…

UPPAbaby Vista: opinión carrito de bebé

El otro día ya os conté las características que estábamos valorando en los carritos de bebé.

Hoy voy a hablar de uno de los carritos que estamos valorando comprar: el UPPAbaby vista.

Tiene un precio tirando a alto: el carrito con las 3 piezas nos sale por unos 975 euros, con capazo, sillita y grupo 0+ (sillita para el coche) (cuesta unos 100 euros menos si sólo se coge en 2 piezas). Es uno de los carritos tirando a caro, aunque no tanto como el Bugaboo (que sale por ese mismo precio pero sólo tiene capazo y sillita), y de calidad está fenomenal. Hemos leído muy buenas opiniones de este carrito, aunque sobre todo por Internet, ya que es un carrito que está de moda en EEUU pero en España no es apenas conocido.
Sobre el precio al principio me parecía un poco alto, pero también es un cacharro que vamos a usar durante algo más de 2 años y todos los días (y lo que venga después), así que creo que vale la pena gastarnos un poquito más de dinero aquí siempre y cuando sea bastante resistente y…