Embarazada y con el pie roto

Si me preguntasen cuál es el peor momento de toda la vida para romperse un pie, tal vez les diría que este mismo en el que estoy: a punto de dar a luz y con un peque de 2 años y mucha energía rondando por casa. Sí, soy gafe, lo sé. Justo en el peor momento de todos... me tuerzo el tobillo y algo hace "crack".

Así estoy ahora, con 40 semanas y 2 días de embarazo, y un pie que no se sabe si está roto y el otro muy dolorido. Con muletas y tripa ¡lo que faltaba!.

El otro día me torcí el tobillo en una escalera. Últimamente andaba muy torpe, y debido a la hiperelasticidad de las embarazadas esto debe ser bastante habitual de hecho.

Al final tuvimos que ir a urgencias, y allí me dijeron que parecía roto, y que había que hacer una radiografía. Pero no es recomendable hacer radiografías en el embarazo, ya que le puede llegar algo de radiación al bebé, aunque siempre protegen mucho y siendo en las extremidades la posibilidad de que le llegue es bastante baja. Aun así, es un problema.

Al final, le pregunté a la traumatóloga qué solución me iba a dar en caso de que estuviera roto y en caso de que no, y las diferencias eran escasas: si está roto se inmoviliza con un yeso, y si no está roto se inmoviliza con un vendaje compresivo. En ningún caso iba a poder apoyar el pie, y en ambos tenía que hacer reposo. Así que, estando ya de 40 semanas y con el peque a punto de nacer, le dije que casi que prefería que me lo vendara, que ya iba a hacer reposo, y que en unos pocos días ya volvía a hacer la radiografía.

Y es que además, aunque no se lo dije, el tema del yeso ahora mismo... lo veo fatal, prefiero la venda. En un parto, donde todo es sangre, líquido y porquería varia me da repelús pensar en estar con un yeso en el pie. La venda es mucho más higiénica: al terminar se cambia y punto. Y el tema de la hinchazón es importante: hoy ya me he tenido que quitar la venda un rato porque se me hinchaba la pierna. La venda se pone y se quita si es imprescindible, pero el yeso no... A cambio, es más complicado no apoyarlo y tenerlo inmovilizado, pero bueno, despacito.

Ahora, aunque aun conservo la esperanza de que no esté roto y que sólo esté inflamado y como mucho un pequeño esguince, la verdad es que ando acojonada. ¿Cómo voy a hacer con un bebé recién nacido y sin poder andar? ¿podré llevarlo aunque sea sólo por casa y colgado del fular para poder valerme por mi misma? ¿cómo voy a ser capaz de aplacar los ataques de celos del mayor y las veces que lo quiera abrazar en este estado?. Ufff... mal momento. Ojalá haya sido poca cosa y esto se vuelva una simple anécdota pasajera. Aun así, oye, que de todo se sale. Y estas cosas que son tan pasajeras (unas malas semanas, 2 meses a lo sumo), luego pasan y ya ni te acuerdas.

Así que, ahora sí ¡sal ya bebé!, que tu mami coja te está esperando con mucha ilusión. ¡La de horas que nos vamos a pasar en el sofá echando siestas tu y yo! :D

Comentarios

  1. Nunca mejor dicho "Joer, que mala pata..." La verdad que estando con un embarazo tan avanzado tiene que ser un infierno estar así y para colmo con un niño pequeño de 2 años...

    Puff ánimo guapa que ya te queda nada.

    ResponderEliminar
  2. No lo puedo creer es casi lo mismo que me ha sucedido, me quebre el pie, pero la diferencia es que tengo 33 semanas, y me han dicho 8 semanas inmovilizada, y para colmo mi hijo tambien tiene 2 años, y no tengo como cuidarlo inmovilizada como estoy, es del terror, estl si que es mala pata

    ResponderEliminar
  3. No lo puedo creer es casi lo mismo que me ha sucedido, me quebre el pie, pero la diferencia es que tengo 33 semanas, y me han dicho 8 semanas inmovilizada, y para colmo mi hijo tambien tiene 2 años, y no tengo como cuidarlo inmovilizada como estoy, es del terror, estl si que es mala pata

    ResponderEliminar
  4. A mi también me ha pasado!!! Me torcí el tobillo en un escalón y noté un "crack" con 28 semanas de embarazo y así sigo, desesperada, ahora de 31 semanas. A mi me dijeron que rayos sí o sí para descartar que fuese fractura quirúrgica, y afortunadamente es sin desplazamiento así que no fue necesaria operación. Por lo menos espero recuperar la movilidad del tobillo para cuando llegue el parto.
    Muchos ánimos a las mamás que pasáis por lesiones y tener que usar muletas!

    ResponderEliminar
  5. Hola! Ya he visto que ha pasado cierto tiempo desde tu publicación pero me he sentido muy identificada y la verdad es que estoy un poco nerviosa y por qué no probar por si me puedes contar qué tal te fue... justo cuando cumplía 38 semanas me caí por las escaleras con mi niño de 2 años en brazos (ayudada por mi perra que siempre está en el medio) y me rompí la tibia y el peroné. Me tuvieron que operar y ahora estoy completamente inhabilitada y desesperada, como podrás imaginar... No sé qué esperar para el día del parto y ni te cuento para cuando nazca la niña, con el mayor, que ya está un poco raro del susto que se llevó y la pequeña, que no voy a poder llevar en brazos...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Yo estoy igual ahora. 40 +3 y ayer me cai y me torci tobillo y dueleeeee y encima de estar gorda y pie se me está haciendo pesado porq encima salir de casa no puedo porq se me hincha pie al andar y me han mandado reposo. Ya no se que hacer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Cuál es tu experiencia? ¡Deja tus comentarios!