Cómo preparar la habitación del bebé

Hoy (con mis nenes ya más mayores) os voy a hablar de cómo preparar la habitación del bebé (según mi experiencia). Quizá una de las cosas que más nos planteamos los padres cuando vamos a ser primerizos y vemos la tripa ya a punto de explotar, pero que tal vez sería una de las cosas a las que menos atención deberíamos prestar. Simplemente porque los bebés no son tan exigentes con estas cosas como nosotros nos pensamos. Sus necesidades son otras, ya lo verás...

Quizá os choque esta entrada. Es posible que si vas a tener un bebé hayas visto en un montón de revistas de decoración diferentes opciones, y esta que te propongo te suene demasiado diferente a lo que esperas encontrar. Aun así, como para gustos están los colores, no quería pasar sin escribir esto.


Consejo 1: no prepares la habitación del bebé

Así, nada más empezar. ¿Y por qué no hacerlo?. Simplemente porque un bebé no se vale por sí mismo y lo vas a tener pegado a ti todo el día. En serio, 24 horas.

Va a dormir en tu habitación durante una temporada. Si tu te vas al salón seguro que quieres tenerlo más o menos a la vista.

La habitación no se usa apenas cuando los niños son bebé. Hasta que no sea un nene de entre 1 y 2 años (o quizá más) no vas a conseguirlo sacarlo de tu habitación, por muy mona que sea la habitación de bebé que le has preparado.

Si vas a preparar habitación de todos modos, puedes pensar que es mejor decorar la habitación, en vez de como para un bebé, como para un niño pequeñito. Así si no la usas hasta que tenga 2 ó 3 años al menos no tienes que volver a pintar y a redecorar todo de nuevo.

Consejo 2: utiliza muebles que puedas utilizar después

Tu bebé va a crecer más rápido de lo que te imaginas.
Y enseguida sentirás agobio si tienes la casa llena de trastos. Por eso está bien que pienses a más largo plazo ahora e intentes buscar solución a las necesidades del bebé con muebles que puedan servirte cuando sea más mayor.

Por ejemplo:
  • En vez de comprar un cambiador que sólo sirve para eso, puedes utilizar una cómoda normal con una colchoneta de cambiador encima. De este modo la cómoda se quedará en la habitación cuando el niño crezca.
  • Puedes comprar una cuna de colecho barata que después se pueda cerrar para cuando es muy pequeñito, y después pasarle a una cama normal utilizando una barrera plegable. Así la misma cama que tendrá de más mayor es la que usas cuando es pequeño. Ya puestos, si esperas que tu hijo sea muy alto, compra el somier de 2 metros.
  • Si tienes que comprar armarios para la ropa, compra unos que le vayan a servir cuando sea un poco más mayor. Los armarios sólo de bebé tienen poco uso.

 

Consejo 3: en vez de centrarte sólo en la habitación del bebé, preocúpate de otras habitaciones de la casa

A veces cometemos el error de pensar que con preparar la habitación del bebé ya está todo hecho. Y no. Toda la casa debe adaptarse a la llegada del nuevo habitante:
  • Si tienes que cambiar tu cama, cómprate una cama de 2 metros de ancho. O de 3 si la encuentras... Tu pequeñajo va a coger afición a dormir con vosotros. Y si no es ahora, lo hará cuando tenga 3 años. O 4. O 5... es muy frecuente que los pequeños se despierten a mitad de noche y te los tengas que llevar a la cama contigo. Mejor grande.
  • Preocúpate de la seguridad. Adaptar una casa a un bebé pequeño no tiene misterio... si no fuera porque va a crecer y antes de que tenga un año lo vas a tener gateando, dándose chichones con cualquier objeto contundente e intentando meter sus pequeños deditos en absolutamente todos los enchufes de la casa. Si llevas parte del trabajo hecho con tiempo, eso que llevas adelantado.
    • Redistribuye la vajilla y todos los cacharros frágiles para que estén en estanterías más altas.
    • Ten ya comprados elementos de seguridad para bebés (tapa-enchufes, protege esquinas, cierra cajones ...). Así cuando los necesites simplemente tienes que sacarlos del cajón e instalarlos.
    • Piensa a más largo plazo al mover los muebles: que las cosas que el bebé no pueda tocar queden fuera de su alcance.

Consejo 4: pospón algunas compras

Cuando el bebé nace recibes de repente un montón de regalos. Que sí, que un nuevo bebé necesita muchísimas cosas (especialmente si es el primero de la familia). Pero es que vas a tener probablemente mucho más de lo que necesitas.

Mucha gente te regalará cheques regalo. Otros te preguntarán qué necesitas para regalarte eso.

Así puedes aprovechar para que en vez de regalarte chorradas o 40 pijamas de la misma talla, te regalen cosas que realmente necesitas.

Para cuando el bebé llegue necesitas muy pocas cosas:
  • La cuna.
  • Un sillón cómodo para sentarte con él en brazos (especialmente si piensas dar el pecho).
  • Un sitio para cambiar pañales. Si no lo tienes con una colchoneta de cambiador puesta sobre cualquier cama o cómoda te sirve.
  • Y ya... nada más.
La trona para comer no la va a usar hasta que cumpla los 5-6 meses. Un bebé no necesita juguetes. Un bebé no requiere apenas cosas (aparte de los brazos de sus papás las 24 horas, que no es poco).

Deja algunas compras para más adelante. Para cuando vayas viendo tus necesidades reales. Para cuando tengas mil cheques regalo que no sepas en qué gastar. O para cuando se acerquen las navidades y todo el mundo te pregunta qué quieres que regalen a tu bebé.


¿Cómo es vuestra habitación para el bebé? ¿os parecen útiles estos consejos?

Comentarios