Ir al contenido principal

Ser madre de un niño de 3 años es decidir qué batallas vas a encarar

Lo digo tal y como lo pienso: "ser madre de un niño de 3 años es decidir qué batallas quieres luchar".

Seguramente las que tengáis churumbeles de esta edad ya os estaréis imaginando a qué me refiero. A esta edad es complicado gestionar las emociones de los niños. Hay muchas cosas a lo largo del día que te gustaría cambiar. Quizá quieras enseñarle demasiadas cosas de golpe al niño. Quizá estáis en dos mundos demasiado alejados.

Y llega un momento en el que piensas que no quieres estar todo el día diciendo que así no se hace algo. Que no hay que gritar por la mañana. Que no hay que jugar a la pelota dentro de casa. Que no hay que subirse a la mesita. Que el ordenador no se toca. Que hay que tratar con cuidado a tu hermano. Que no, que no, que no... Todo el día se convierte en una secuencia de advertencias interminable.

Y todas esas advertencias se quedan en nada para tu hijo. Sí, él se ha inmunizado de tantos "no" al cabo del día. Y ya no sirven para nada.

Quizá algunas de esas advertencias son sumamente importantes. Pero quedan disueltas entre nimiedades que no van a ninguna parte. No puede ser igual de importante no subirse a la estantería que no tumbarse en el suelo. No es igual pegar a un hermano que comerse un moco.

Y es entonces cuando te das cuenta de que debes disfrutar más de tus hijos. Y para eso tienes que aprender a priorizar. A darte cuenta de que no puedes luchar todas las batallas de golpe. Y de que debes elegir cuáles son aquellas que son prioritarias y cuáles las puedes dejar pasar un tiempo.

A fin de cuentas, tu hijo no va a seguir comiendo con las manos cuando sea mayor. Tampoco se subirá a la mesita con 10 años... Que sí, que estaría bien que con 3 no lo hiciera. Pero hay que priorizar. Ni tu ni él dais para más ahora mismo. Necesitáis seguir un ritmo, no intentar conseguir todo de golpe. Poco a poco, con paciencia y perseverancia.

Y  la hora de priorizar: primero lo que moleste de algún modo a los demás y aquello que vaya contra su seguridad. Y el resto... ya llegará el momento apropiado. Quizá tarde, o tal vez sea antes de lo que me imagino. Quién sabe. Pero llegará, eso es seguro.

Así que, mientras llega ese momento, aquí estamos, decidiendo qué batallas luchamos. Batallando hasta el final con esas escogidas y haciendo un poco la vista gorda con el resto. Como en todas partes, aquí también hay prioridades.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alimentos prohibidos en el embarazo

Aquí va un recopilatorio de todos los alimentos "prohibidos" para las embarazadas.
Antes de quedarme embarazada había oído muchas veces que las embarazadas no podían comer jamón. Ilusa de mí, hasta que no me quedé embarazada pensaba que eso era la peor (y casi la única) restricción. Pero ahora tengo una lista grandísima de alimentos que no puedo tomar por diferentes razones. Me he convertido en la persona "rarita" que cuando le invitan a comer comprueba antes todos los etiquetados de la comida mientras se cocina. En fin, que como es sólo temporal, tampoco me va a pasar nada por dejar de comer jamón durante 9 meses (ya me compraré una maza entera para mí sola después del parto, jeje). Aunque sea poco probable coger ninguna de estas enfermedades, prefiero ser cuidadosa y precavida, no me perdonaría haber comido algo que pudiera afectar al bebé.
Cuando empezamos a leer esta enorme lista de alimentos prohibidos, al principio es un poco lioso, por eso es importante cono…

Interpretar los resultados del triple screening

En esta entrada voy a tratar de explicar lo que significan los resultados del triple screening, por si puede ayudar a alguien, y mi experiencia con esta maldita prueba.

¿Cómo interpretar los resultados del triple screening?
El triple screening sirve para determinar grupos de más riesgo de tener bebés con cualquier problema cromosómico: normalmente síndrome de down, síndrome de patau o síndrome de edwars,

Lo primero que tenemos que saber de esta prueba es que no es una prueba diagnóstica (es decir, no te dice si tienes algo o no lo tienes) sino que es una prueba de descarte.
Hace años se asumía que las mujeres embarazadas de más de 35 años tenían más probabilidad de tener estos problemas que las más jóvenes, y entonces a estas mujeres se les llevaba un seguimiento un poco diferente (amniocentesis y más controles). Ahora que la tecnología y las investigaciones han avanzado, han encontrado mejores marcadores que simplemente la edad de la madre, y estos son:
Ecografía de las 12 semanas en l…

UPPAbaby Vista: opinión carrito de bebé

El otro día ya os conté las características que estábamos valorando en los carritos de bebé.

Hoy voy a hablar de uno de los carritos que estamos valorando comprar: el UPPAbaby vista.

Tiene un precio tirando a alto: el carrito con las 3 piezas nos sale por unos 975 euros, con capazo, sillita y grupo 0+ (sillita para el coche) (cuesta unos 100 euros menos si sólo se coge en 2 piezas). Es uno de los carritos tirando a caro, aunque no tanto como el Bugaboo (que sale por ese mismo precio pero sólo tiene capazo y sillita), y de calidad está fenomenal. Hemos leído muy buenas opiniones de este carrito, aunque sobre todo por Internet, ya que es un carrito que está de moda en EEUU pero en España no es apenas conocido.
Sobre el precio al principio me parecía un poco alto, pero también es un cacharro que vamos a usar durante algo más de 2 años y todos los días (y lo que venga después), así que creo que vale la pena gastarnos un poquito más de dinero aquí siempre y cuando sea bastante resistente y…