Ir al contenido principal

Sí, la discriminación por ser mujer existe

Sí, es 2017, pero la discriminación por ser mujer todavía existe. La discriminación por ser mamá todavía más.

Quizá no sea palpable a primera vista. Pero si miras más allá y profundizas la ves.

Reconozco que hasta hace pocos años apenas lo había sentido.
Algún enfrentamiento con algún profesor un tanto machista, tener que tragar alguna que otra palabra inadecuada tristemente disfrazada de piropo, o estar obligada a volver a casa acompañada y con miedo cuando es de noche.

Cambiar de acera por miedo cuando sientes a alguien detrás, discutir con familiares que te dicen que tu profesión es de hombres o tener que demostrar más en ciertas situaciones sociales para que te tengan en cuenta.




Sí, ser mujer te hace tener que afrontar situaciones a las que raramente cualquier hombre tendrá que hacer frente.

Pero todo esto queda muy pequeño en el momento en el que decides ser madre.

En el tema laboral seguimos teniendo una situación cruel como mujeres y como madres.
  • Sí, yo he sido menospreciada en entrevistas de trabajo por ser mujer en edad fértil.

  • Sí, a mi me han sacado de proyectos importantes en el mismo día que he anunciado que estaba embarazada.

  • Sí, yo he sufrido mobbing durante el embarazo para que ajustara las bajas de maternidad a lo que a mi empresa le convenía.

  • Sí, a mi me han reducido el sueldo (alegando otras cosas) en el momento que he anunciado mi segundo embarazo.

  • Sí, yo he cobrado mucho menos que mis compañeros hombres por hacer el mismo trabajo. 

  • Sí, yo he tenido que reducir mi jornada para poder compatibilizar el cuidado de bebés demasiado pequeños con mi trabajo.

  • Sí, yo he frenado en seco mi avance en mi carrera laboral por las bajas de maternidad, las reducciones de jornada y las bajas derivadas del embarazo, mientras mi marido seguía progresando en su trabajo. 

  • Sí, yo he tenido que hacer auténticos malabares en el trabajo para poder lactar a mis hijos hasta la edad mínima recomendada. 

  • Sí, yo he tenido que abandonar mi empresa por las dificultades que me han puesto para conciliar.

  • Sí, yo soy la cuidadora principal de mis hijos mientras ellos son apenas bebés.

  • Sí, en la guardería pública de mi barrio faltan cientos de plazas, y es difícil conciliar trabajo y cuidado de este modo. 

  • Sí, a la salida de las guarderías y de los colegios predominan los abuelos y las mamás, y apenas hay papás allí.

  • Sí, yo he tenido que buscarme la vida por mi cuenta, porque en mi empresa todo se complicó mucho a raíz de los embarazos y maternidad. 

  • Sí, yo he sido discriminada laboralmente por ser mujer y, sobre todo, por ser madre. Mi marido, con la misma formación que yo, ha seguido en su carrera y su trabajo sin apenas notarlo.

Y es que, por mucho que los políticos de turno se sacaran fotos ayer celebrando el día de la Mujer Trabajadora, no debemos olvidar que queda mucho, muchísimo por hacer. Y en buena parte depende de ellos.

Y es que esto no se soluciona sacándose fotos. Esto se soluciona legislando correctamente, aplicando las directrices, aumentando el presupuesto en ayudas, guarderías, etc...

Porque sí, hay una cosa que tenemos que saber: la mamá es vital en los primeros años del bebé. Es la que tiene tetas para lactar. Es la que ha establecido el vínculo más fuerte con el bebé mientras lo gesta. Y es la que carga con más peso en los primeros años mientras son bebés. Después la cosa se reparte más, pero esos primeros años son demoledores para las mamás trabajadoras.

Y sabemos que eso está ahí. Pero ¡no nos lo pongáis tan difícil!.
Las mamás queremos seguir trabajando y tener las mismas oportunidades que los demás. ¡Ayuda!.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Alimentos prohibidos en el embarazo

Aquí va un recopilatorio de todos los alimentos "prohibidos" para las embarazadas.
Antes de quedarme embarazada había oído muchas veces que las embarazadas no podían comer jamón. Ilusa de mí, hasta que no me quedé embarazada pensaba que eso era la peor (y casi la única) restricción. Pero ahora tengo una lista grandísima de alimentos que no puedo tomar por diferentes razones. Me he convertido en la persona "rarita" que cuando le invitan a comer comprueba antes todos los etiquetados de la comida mientras se cocina. En fin, que como es sólo temporal, tampoco me va a pasar nada por dejar de comer jamón durante 9 meses (ya me compraré una maza entera para mí sola después del parto, jeje). Aunque sea poco probable coger ninguna de estas enfermedades, prefiero ser cuidadosa y precavida, no me perdonaría haber comido algo que pudiera afectar al bebé.
Cuando empezamos a leer esta enorme lista de alimentos prohibidos, al principio es un poco lioso, por eso es importante cono…

Interpretar los resultados del triple screening

En esta entrada voy a tratar de explicar lo que significan los resultados del triple screening, por si puede ayudar a alguien, y mi experiencia con esta maldita prueba.

¿Cómo interpretar los resultados del triple screening?
El triple screening sirve para determinar grupos de más riesgo de tener bebés con cualquier problema cromosómico: normalmente síndrome de down, síndrome de patau o síndrome de edwars,

Lo primero que tenemos que saber de esta prueba es que no es una prueba diagnóstica (es decir, no te dice si tienes algo o no lo tienes) sino que es una prueba de descarte.
Hace años se asumía que las mujeres embarazadas de más de 35 años tenían más probabilidad de tener estos problemas que las más jóvenes, y entonces a estas mujeres se les llevaba un seguimiento un poco diferente (amniocentesis y más controles). Ahora que la tecnología y las investigaciones han avanzado, han encontrado mejores marcadores que simplemente la edad de la madre, y estos son:
Ecografía de las 12 semanas en l…

UPPAbaby Vista: opinión carrito de bebé

El otro día ya os conté las características que estábamos valorando en los carritos de bebé.

Hoy voy a hablar de uno de los carritos que estamos valorando comprar: el UPPAbaby vista.

Tiene un precio tirando a alto: el carrito con las 3 piezas nos sale por unos 975 euros, con capazo, sillita y grupo 0+ (sillita para el coche) (cuesta unos 100 euros menos si sólo se coge en 2 piezas). Es uno de los carritos tirando a caro, aunque no tanto como el Bugaboo (que sale por ese mismo precio pero sólo tiene capazo y sillita), y de calidad está fenomenal. Hemos leído muy buenas opiniones de este carrito, aunque sobre todo por Internet, ya que es un carrito que está de moda en EEUU pero en España no es apenas conocido.
Sobre el precio al principio me parecía un poco alto, pero también es un cacharro que vamos a usar durante algo más de 2 años y todos los días (y lo que venga después), así que creo que vale la pena gastarnos un poquito más de dinero aquí siempre y cuando sea bastante resistente y…