Cuando recuperas tu vida después de tener hijos

Sí, ha llegado ese momento. De repente y sin esperarlo, he recuperado mi vida de nuevo.
Y no, no es que no haya vivido estos años, pero es verdad que dejé de ser dueña de mi tiempo, de mis apetencias, ... de todo, y sólo estaban ellos que consumían hasta el último minuto de mi día. Era una sentencia aceptada con mucho gusto, pero al fin y al cabo es algo te deja marca un día tras otro y deseas volver a tener tiempo para algo que no sea trabajar y cuidarlos.

Y ahora, de repente, vuelvo a tener tiempo para ir al gimnasio. Vuelvo a poder trabajar una buena jornada. Vuelvo a quedar con mis amigas sin mirar demasiado la hora de vuelta. Vuelvo a poder leer un buen libro, o a hacer algunas cosas que me gustan.


Y para mucha gente puede parecer obvio que vuelva a hacer estas cosas, pero no lo esperaba. No tan de golpe al menos.

Porque de repente me doy cuenta de que ya no me necesitan totalmente pendiente de ellos el 100% del tiempo. De repente el mayor, con apenas 4 años recién cumplidos se viste solo, va al baño solo, y, lo más importante, juega solo bastante rato. Y el pequeño, que no ha cumplido dos lo quiere imitar e intenta hacer sólo lo que puede.
Como de la noche a la mañana me los encuentro jugando juntos horas y horas, sin demandar a nadie más, ellos solos y tranquilos.

Y también, como de la noche a la mañana, te entra un vacío en el dices. Ok, qué bien, ellos juegan ¿y que hago yo? ¿qué es esta sensación de no tener nada que hacer? ¿por qué no leer un libro mientras?. Ok, ellos están tranquilos con su padre: aprovecho para ir al gimnasio. Ok, ellos duermen, voy a ver tonterías en el ordenador un rato...

Quizá sólo haya ganado un par de horas al día. No creo que sea mucho más. Pero cuando llevas tanto tiempo necesitando días de 30 horas es un alivio poder quedarte en la cama por las mañanas mientras ellos también duermen, o poder tener al menos unos minutos para mi.

Lo mejor de todo es que al estar mejor yo (gimnasio, dormir más, más tiempo a cocinar para comer mejor, tiempo para mi...) también repercute en que estoy mejor con ellos. Todo es una rueda.

Sí, ese momento llega, antes o después. Y sin esperarlo. De repente recuperas tu vida después de tener hijos, y vuelves a ser tu.


Comentarios

  1. No conocía tu blog y me ha gustado mucho! Yo también tengo dos hijos de edades similares a los tuyos y creo que empiezo a tener un poco de vida de nuevo, aunque la pequeña aún está en una etapa exigente, pero bueno. Un saludo y me quedo por aquí!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Cuál es tu experiencia? ¡Deja tus comentarios!