Cómo es el tercer embarazo

Si estás embarazada esperando a tu tercer hijo debes saber que todo es igual y... diferente al mismo tiempo. El tercer embarazo va a tener algunos puntos en común con los dos primeros, pero, como ya te habrás dado cuenta, cada embarazo es un mundo aparte y no tiene por qué parecerse a ninguno de los dos anteriores.

En mi caso, de momento, y estando sólo de 22 semanas, creo que es el mejor de los tres. Tal vez sea porque lo llevo de una forma más despreocupada, sabiendo qué va a pasar en cada momento y dándole muchas menos vueltas, o quizá sea suerte...

La verdad es que hay algunas cosas que cambian y otras que se mantienen. Os cuento algunas:

Nauséas y malestares del primer trimestre

No tiene por qué influir los dos primeros embarazos y cómo te hayas sentido en el primer trimestre para determinar si vas a tener o no los típicos malestares del inicio del embarazo.
En el tercer embarazo la suerte se echa de nuevo.

En mi caso he tenido bastantes (llegué a perder un par de kilos por comer mucho menos), pero han sido especialmente los días que estaba más cansada de la cuenta. Eso sí, en este embarazo apenas han durado el primer trimestre (y no hasta pasado mitad del segundo como me pasó con el primer embarazo).



Tripa:

La tripa en un tercer embarazo se nota antes. Mucho antes que en el segundo y muchísimo antes que en el tercero.
Aun así depende de muchas cosas: del estado de tus abdominales antes de comenzar, de cómo se coloque el bebé, ...

En mi caso, al no haber engordado tanto como en el segundo, y siendo la bebé más pequeñita (creo) de momento es parecido al segundo embarazo (muchísima más tripa que en el primero, pero al menos nos mantenemos).


Ganancia de peso:

 Esto es independiente de cada embarazo, y depende más de cuánto nos cuidemos la alimentación.
Yo en mi segundo embarazo escarmenté. Me engordé muchísimo, teniendo problemas para seguir el ritmo del día a día desde casi mitad de embarazo. Ya dije que no volvería a engordar tanto, y de momento, comiendo con normalidad pero intentando dejar de lado unos pocos alimentos poco saludables lo estoy consiguiendo. De momento estoy en el peso recomendado ¡yuju!



Fecha prevista de parto y duración del parto:

Esta parte quizá sea la más debatida.
Hay quien dice que el tercer parto siempre se adelanta. Por el contrario, y según me dijo la gine al principio del embarazo no tiene por qué, no hay razón de ser en estas afirmaciones, y un tercer parto puede llegar en la fecha esperada (o no), al igual que el primero o el segundo.

Eso sí, el parto es más rápido, y se desencadena de forma más rápida. Quizá estás tan tranquila y en pocas horas estás en el paritorio. En este sentido sí que es muy importante cuando hablamos del tercero acudir rápido al hospital. Incluso aunque no haya llegado la fecha todavía tenemos que estar alerta para ir allí en cuanto notemos contracciones. Un tercer parto es habitual que sea rápido (aunque depende de la posición del bebé, de si has dilatado previamente... no hay dos terceros partos iguales).


Revisiones médicas:

 En el tercer embarazo se realizan las mismas revisiones médicas y el mismo seguimiento que en los otros.
Eso sí, en mi caso es verdad que cuando los médicos te ven llegar ya no te explican apenas nada. Ni te explican los cuidados necesarios, ni en qué consiste cada prueba, ni nada... se limitan a preguntar si tienes alguna duda y ya está, eso es todo.


Cansancio:

 El cansancio en un tercer embarazo puede ser la peor parte. No sólo estás acumulando el cansancio propio del embarazo, sino que tienes en casa a dos pequeñas bestias ansiosas por jugar a todas horas.
Aun así, yo estoy agradeciendo mucho que ya son capaces de jugar juntos algunos ratos, y no tengo que estar tan encima de ellos a todas horas. Ventajas de ser dos.



 Preocupaciones por el embarazo:

Con el primer embarazo lees y relees todo lo que cae en tus manos acerca del embarazo y los partos. En el segundo apenas repasas unas cuantas cosas. Con el tercero parece que ya vas de vuelta de todo... y apenas te das cuenta de cómo pasan las semanas.
En este sentido, es un embarazo más tranquilo, más sosegado.

Quizá sí que es verdad que hay un par de preocupaciones un poco más intensas en mi caso: que me ponga de parto en cualquier parte y no me de tiempo de ir al hospital; y que como ya soy más mayor sea un embarazo un poco más complicado. Pero parece que a estas alturas  ya está todo superado.



¿Cómo ha sido vuestro tercer embarazo?




Comentarios