Ir al contenido principal

Alimentos prohibidos en el embarazo

Aquí va un recopilatorio de todos los alimentos "prohibidos" para las embarazadas.
Antes de quedarme embarazada había oído muchas veces que las embarazadas no podían comer jamón. Ilusa de mí, hasta que no me quedé embarazada pensaba que eso era la peor (y casi la única) restricción. Pero ahora tengo una lista grandísima de alimentos que no puedo tomar por diferentes razones. Me he convertido en la persona "rarita" que cuando le invitan a comer comprueba antes todos los etiquetados de la comida mientras se cocina. En fin, que como es sólo temporal, tampoco me va a pasar nada por dejar de comer jamón durante 9 meses (ya me compraré una maza entera para mí sola después del parto, jeje). Aunque sea poco probable coger ninguna de estas enfermedades, prefiero ser cuidadosa y precavida, no me perdonaría haber comido algo que pudiera afectar al bebé.

Cuando empezamos a leer esta enorme lista de alimentos prohibidos, al principio es un poco lioso, por eso es importante conocer las posibles enfermedades por las que no se recomienda cada uno de estos alimentos, ya que con algunas (como la toxoplasmosis) depende de la inmunidad previa de la embarazada (de si ya ha pasado la enfermedad o no).

Tampoco tenemos que obsesionarnos con esto, porque sino no podríamos comer de nada, simplemente conocer los riesgos de cada alimentos e intentar tener en cuenta la lista al hacer la compra. Si nos fijamos bien básicamente se trata de cocinar bien los alimentos y de fijarnos en el etiquetado al hacer la compra.

Las principales enfermedades relacionadas con la alimentación que nos afectan especialmente durante el embarazo son:

Toxoplasmosis:
Esta enfermedad es leve para la mayoría de las personas, pero cuando estamos embarazadas puede afectarnos: puede provocar abortos, malformaciones o diferentes complicaciones.
En la primera analítica de sangre que se hace al confirmar el embarazo se suele pedir la prueba de la inmunidad. Si la embarazada no la ha pasado nunca, entonces tendrá que tener cuidado con este parásito. Si ya la ha pasado anteriormente, tendrá anticuerpos y no tendrá riesgo de contagiarse durante el embarazo.
La toxoplasmosis se mata al cocinar los alimentos, con calor. Por eso el proceso de evitarla en los alimentos se basa en: 1) cocinar bien los alimentos y 2) lavar bien los que no se vayan a cocinar.
  • Lavar bien las frutas y verduras que vayamos a comer crudas y sin pelar: lechuga, tomate, fresas, ... Tenemos que cuidar especialmente aquellas que estén en contacto con la tierra (por ejemplo, las zanahorias las podemos pelar o limpiar bien si la vamos a comer cruda). A la hora de lavar las frutas y verduras, tenemos varias opciones: echar una gotita de lejía en el agua (con cuidado para que sólo sea una gotita); usar un producto especial para lavar vegetales (que venden en los supermercados) y que se disuelve en el agua; o bien, ya que el agua del grifo está clorada, podemos limpiar bien y quitar la tierra y dejar luego un buen rato en agua del grifo (clorada) las verduras (en este caso debemos dejar las frutas o verduras al menos 5 minutos). La lechuga que viene en bolsas ya prelavada normalmente ha sido sometida a procesos de limpieza bastante estrictos y no suele presentar problemas para que la comamos directamente tal y como sale de la bolsa.
  • Cocinar bien la carne y el pescado. Se acabó lo de comer la carne "poco hecha" o "al punto". Ahora todo debe estar bien cocinado. El calor del cocinado mata la toxoplasmisis.
  • Los embutidos de carne crudos están prohibidos si no has pasado la toxoplasmosis: jamón serrano, chorizo, salami ... En cambio sí que podemos comer embutidos cocinados, como el jamón york o el fiambre de pechuga de pavo. Los embutidos crudos sí que los podemos comer si los cocinamos antes (pasamos el jamón serrano por la plancha o cocinamos el chorizo junto a las lentejas por ejemplo).
  • Beber sólo agua con garantías, es decir, o bien clorada (agua del grifo) o mineral. No debemos beber agua de fuentes naturales o sin clorar (por el riesgo de toxoplasmosis pero también porque nos puede provocar diarrea).
Y aunque no tenga que ver con la alimentación, pero sí con la toxoplasmosis:
  • Usar guantes si vamos a trabajar con tierra y lavar luego bien las manos. Tener cuidado de no llevarnos las manos a la boca mientras tenemos tierra en las manos. 
  • No cambiar la caja de tierra de los gatos (es mejor que lo haga otra persona y que la cambie a diario). Igualmente, no tocar gatos callejeros durante el embarazado. Si tienes gato en casa, intenta que coma comida de gatos o bien cocinada y que no salga de casa a cazar, y lávate las manos bien después de tocarlo.


Listeriosis:
La listeriosis es una infección provocada por una bacteria. Al igual que la toxoplasmosis, puede tener efectos sobre el bebé si la contraemos estando embarazadas. Es una enfermedad muy poco común, pero a las embarazadas nos bajan las defensas contra esta bacteria durante los meses del embarazo, haciéndonos más propensas a contraerla (un tercio de las infecciones por listeriosis son en embarazadas). Así pues, debido a esta bajada de defensas, conviene que durante el embarazo tomemos más precauciones.
Normalmente, se transmite a través de los alimentos. Para ello tenemos unas normas que cumplir:
  • Prohibido comer queso (u otros lácteos) hechos con leche cruda (no pasteurizada). En las etiquetas de la mayoría de los quesos pone si están hechos con leche cruda (los cuales no los podemos comer durante el embarazo porque pueden contener listeria); o si están hechos con leche pasteurizada (los quesos con leche pasteurizada sí que los podemos comer). Dentro de los quesos con leche cruda sí que hay unos que podemos comer: los que están muy curados. Sin embargo, esto de los quesos muy curados es un poco subjetivo (a partir de dónde consideramos que un queso está muy curado?).  En general, lo más sencillo es comprobar en la etiqueta que el queso esté hecho con leche pasteurizada y comer sólo esos quesos (que además son la mayoría). Los quesos con leche cruda cocinados (por ejemplo, los que pueda llevar una pizza que ha pasado por el horno) también los podemos comer. Igualmente, no podemos beber leche no pasteurizada (normalmente sólo la encontramos en las granjas sin pasteurizar), o tomar otros lácteos con este mismo problema (cuajadas caseras, etc), aunque estos últimos productos no son frecuentes de encontrar en el día a día.
  • Evitar los patés caseros (no enlatados), y los fues. Si comemos patés enlatados sí que tenemos que comer poquita cantidad, ya no por la listeriosis sino porque suelen contener tóxicos.
  • Mantén la temperatura de la nevera estable y recalienta bien las sobras (hasta que queden humeantes). Ten en cuenta que la listeria puede infectar un alimento aunque haya sido cocinado previamente. Intenta que no se rompa la cadena de frío (que no se quede fuera de la nevera mucho rato la comida que vayas a comer).
  • Cocina bien las carnes y los pescados. 
  • Prohibido comer patés y fuas.

Anisakis:
El anasakis es un gusano que se encuentra frecuentemente en los pescados, y que se mata al cocinarlos o al congelarlos a temperaturas muy bajas (a -20º, es decir, con nuestro congelador de casa no se mueren todas las larvas).
Para evitarlo, basta con cocinar el pescado o con consumir pescado crudo que haya sido congelado a menos de -20º.
  • Prohibido comer en el embarazo pescado crudo: boquerones, anchoas, susi, salmón ahumado... (ver más adelante las excepciones).
  • Prohibido comer pescado poco cocinado. Hay que asegurarse de que se queda bien hecho el pescado cuando lo cocinamos.

  • Hay una excepción con los boquerones y anchoas. Muchas marcas comerciales someten al producto a un proceso que elimina el anisakis completamente, y lo indican en el etiquetado. Normalmente con las anchoas y boquerones de marcas comerciales no suele haber problemas, el problema suele venir  cuando estas conservas son caseras (las que hacemos nosotros en casa o las que nos pueden servir en algunos bares). De todas formas, no está de más consumir sólo las de las marcas que nos aseguran en el etiquetado que han sido tratadas de forma especial para eliminar este parásito.
  • Las olivas rellenas de anchoas (de marcas comerciales, no las que hacemos nosotros en casa) también las podemos comer. Las anchoas que llevan las olivas rellenas de bote han sido sometidas a diferentes tratamientos para eliminar el anisakis.

Salmonella:
La salmonella es una bacteria que se encuentra muy frecuentemente en muchos de los alimentos a nuestro alcance, especialmente en los huevos. Provoca una enfermedad llamada salmonelosis, que puede complicar el embarazo (provoca fuertes diarreas y deshidratación). Por suerte, con cocinar bien los alimentos se suele evitar.
  • No debemos comer carne poco cocinada ni lácteos no pasteurizados.
  • Prohibido comer huevos poco cocinados. No conviene cocinar los huevos en el microondas ya que no cogen temperatura suficiente. Tampoco debemos lavar los huevos antes de cocinarlos (la cáscara es porosa y es donde se suele albergar esta bacteria, si los lavamos lo que hacemos es meter la salmonella dentro del huevo que nos vamos a comer).
  • No debemos comer mayonesas o aliolis caseros hechos con huevo crudo. Si no podéis resistir la tentación de una buena mayonesa casera, podéis comprar huevina en vez de huevos, que es el sustituto perfecto a los huevos crudos (lo emplean en los bares).


Tóxicos, infecciones y otros:
Por último, aunque ya no relacionado con enfermedades sino con tóxicos que pueden contener ciertos alimentos, hay un último grupo de alimentos "prohibidos" para las embarazadas.
  • Atún rojo, pez espada y otros grandes peces predadores, ya que suelen contener cantidades de mercurio lo suficientemente altas para afectar al bebé. En cambio los demás pescados (más pequeños) sí que son recomendables porque contienen omega3 y son necesarios para la alimentación más equilibrada. Ojo, que sobre el atún en lata hay muchísimas contradicciones (aquí cada parte cuenta su historia): Me ha gustado este artículo, que, aunque no llegas a saber muy bien si lo puedes comer o no al menos pone muchos argumentos al respecto: Atún en lata ¿sí o no?
  • Carne de caza, ya que puede contener dosis demasiado altas de plomo.
  • Café con cafeína, te con teína, coca-cola con cafeína, red-bull y otros estimulantes.
  • Alcohol, drogas.
  •  Hígados y otras vísceras.



Comentarios

  1. ¡Hola!
    Navegando por la red he econtrado tu blog y me ha encantado. Estaba buscando información respecto a la nutrición previa a quedarte embarazada... pero no encuentro mucho. Estoy intentando quedarme embarazada y no sé si también cuando lo estás intentando debes dejar de comer embutido, quesos sin pausterizar, etc. ¿Sabrías decirme? Muchas gracias por anticipado.
    ¡Enhorabuena por tu blog!
    Blanca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Blanca!
      Si estás buscando quedarte embarazada no tienes que seguir estas restricciones, ya que no pasa nada de momento. Eso sí, tienes que ir al médico de cabecera y decírselo para que te de las pastillas de ácido fólico, y luego seguir una dieta equilibrada.
      Si sospechas que un mes te has quedado embarazada sí que deberías comenzar a seguir una dieta libre de estos "alimentos prohibidos", al menos hasta que te hagan las pruebas y te digan si has pasado la toxoplasmosis o no.
      Un saludo y ¡suerte con la búsqueda!

      Eliminar
  2. Enhorabuena! Una buena información, muy bien explicada. Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Hola soy Paula! Llevo toda la mañana leyendo cosas y a ver si tu me puesde aclarar un poco. Estoy embarazada de 6 semanas y estoy trabajando en Madrid, lo que hace que al salir del trabajo con mis compañeras nos vayamos de tapas... Y ellas estan mas preocupadas que yo... por ejemplo... del jamon y embutidos ni hablar ya lo se se. Pero que pasa con los huevos rotos? Generalmente estan poco hechos. Y con los camarones? O la tortilla de camarones? o croquetas de jamon? Mejillones? Navajas? Como veras tengo mil dudas... Ya que he visto a la ginecologa solo para confirmar el embarazo y no me ha mencionadao nada de la alimentacion.
    Un saludo y muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paula. Los huevos rotos deberías pedir que estuvieran bien hechos por si acaso. Las croquetas de jamón, como están cocinadas, sin problemas. De los mejillones, navajas y camarones no tengo ni idea,...
      De todos modos, cada profesional tiene unas pautas y te dirán qué alimentos puedes o no puedes. Lo mejor es que se lo preguntes a la gine

      Eliminar
  4. Muchas gracias por este resumen tan ordenado. La verdad es que es un lio llegar a saber que se puede comer y que no pero tal y como lo has explicado y ordenado por las distintas bacterias tengo la cabeza mucho mas organizada!

    ResponderEliminar
  5. El jamón serrano si lo congelas te lo puedes comer?

    ResponderEliminar
  6. Se puede comer bacon en sanwichera? Y latas de atún y patatas de bolsa sabor jamón ... ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola
      El bacon si está cocinado sí que puedes.
      Las latas de atún mejor que no, porque el problema es la presencia de mercurio y esa está lo cocines como lo cocines.
      Y las patatas sabor a jamón por supuesto (realmente no llevan ni pizca de jamón, son saborizantes, por lo que puedes comer todas las que quieras).
      Un saludo

      Eliminar
  7. Se puede comer pasta rellena de mozarella?mortadela, jamon serrano hecho en la sartén? Muchas dudas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, todos los embutidos cocinados los puedes comer.

      Eliminar
    2. La mortadela ya va cocida, por lo que no hace falta que la cocines de nuevo, la puedes comer directamente sin pasarla por la sartén.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Entonces no se puede comer nada de paté?? Estoy ahora mismo antojos de paté de atún en pan Bimbo no se puede verdad??

    ResponderEliminar
  9. Muy buen post!por fin me he aclarado con ciertos alimentos que me daban dolores de cabeza.Embutido cocinado genial y el queso de las pizzas,ja ja ja ja.Yo lo congeló todo casi y así me aseguro que los bichos se mueren.Baje más la temperatura del congelador y listo.Comer en casa,bajo mi punto de vista,es más fácil.El problema viene cuando sales y tienes mil preguntas,jajajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Cuál es tu experiencia? ¡Deja tus comentarios!

Entradas populares de este blog

Interpretar los resultados del triple screening

En esta entrada voy a tratar de explicar lo que significan los resultados del triple screening, por si puede ayudar a alguien, y mi experiencia con esta maldita prueba.

¿Cómo interpretar los resultados del triple screening?
El triple screening sirve para determinar grupos de más riesgo de tener bebés con cualquier problema cromosómico: normalmente síndrome de down, síndrome de patau o síndrome de edwars,

Lo primero que tenemos que saber de esta prueba es que no es una prueba diagnóstica (es decir, no te dice si tienes algo o no lo tienes) sino que es una prueba de descarte.
Hace años se asumía que las mujeres embarazadas de más de 35 años tenían más probabilidad de tener estos problemas que las más jóvenes, y entonces a estas mujeres se les llevaba un seguimiento un poco diferente (amniocentesis y más controles). Ahora que la tecnología y las investigaciones han avanzado, han encontrado mejores marcadores que simplemente la edad de la madre, y estos son:
Ecografía de las 12 semanas en l…

UPPAbaby Vista: opinión carrito de bebé

El otro día ya os conté las características que estábamos valorando en los carritos de bebé.

Hoy voy a hablar de uno de los carritos que estamos valorando comprar: el UPPAbaby vista.

Tiene un precio tirando a alto: el carrito con las 3 piezas nos sale por unos 975 euros, con capazo, sillita y grupo 0+ (sillita para el coche) (cuesta unos 100 euros menos si sólo se coge en 2 piezas). Es uno de los carritos tirando a caro, aunque no tanto como el Bugaboo (que sale por ese mismo precio pero sólo tiene capazo y sillita), y de calidad está fenomenal. Hemos leído muy buenas opiniones de este carrito, aunque sobre todo por Internet, ya que es un carrito que está de moda en EEUU pero en España no es apenas conocido.
Sobre el precio al principio me parecía un poco alto, pero también es un cacharro que vamos a usar durante algo más de 2 años y todos los días (y lo que venga después), así que creo que vale la pena gastarnos un poquito más de dinero aquí siempre y cuando sea bastante resistente y…